X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Miércoles 20 de enero, 2021
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 196,591
  • Nuevos casos 1,625
  • Fallecidos total 2,461
  • Nuevos fallecidos 16
  • Recuperados 145,115
  • Críticos
  • Pruebas 966,545
<< Mapa interactivo >>

Estilos de crianza

Estilos de crianza
Estilos de crianza

Por: Rafaela Burgos

REDACCIÓN.– El estilo de crianza es  mucho más que el sistema de disciplina que utilizamos para educar a nuestros hijos e hijas. Representa la forma en que nos relacionamos con ellos,  cómo respondemos a sus necesidades materiales y emocionales, el grado de aceptación que mostramos hacia sus características individuales,  nuestras reacciones frente a sus errores o sus  esfuerzos por mejorar, entre otros aspectos. A su vez, el estilo de crianza determina en gran medida el  clima familiar.

En la práctica clínica con familias, solemos observar diversos estilos de crianza. Algunos padres y madres se muestran excesivamente exigentes, poco flexibles y muy críticos  frente a las conductas que consideran inadecuadas o las equivocaciones de los niños.  Este modelo rígido provoca a menudo ansiedad y sentimientos de  incompetencia en los hijos/as, que pueden llegar a percibirse como inadecuados, pudiendo afectarse  su seguridad en sí mismos, incluso a largo plazo.

Otros, en cambio se relacionan con un estilo permisivo.  Encuentran muy difícil establecer límites, decir no y  ser firmes; se muestran inseguros y complacen casi siempre, por temor a contradecir al niño/a y  para evitar sus reacciones, generando a su vez inseguridad y confusión de roles, debido a que los niños no perciben que el adulto está a cargo para guiarles en su desarrollo.

Por otro lado, el estilo sobreprotector, tan frecuente en algunos padres y madres,  ofrece  pocas oportunidades para que el niño/a aprenda a  enfrentar situaciones  y tomar decisiones de acuerdo a su edad.  Este estilo de crianza limita el desarrollo de las capacidades indispensables  para avanzar y lograr autonomía, propiciando altos niveles de  dependencia. En el otro extremo encontramos padres que no protegen lo suficiente, exponiendo a sus hijos/as a riesgos para los cuales no están preparados y llegando en muchos casos a ser verdaderamente negligentes.

En algunas familias existe un estilo de crianza inconsistente. Este modo de  relacionarse con los hijos/as implica a menudo  cambios bruscos en el tipo de respuesta que dan los adultos, frente a las conductas de los niños/as. Una manifestación frecuente de este estilo es el corregir un comportamiento unas veces  e ignorarlo en otros momentos, o establecer consecuencias muy severas para una conducta poco significativa, mientras que otra más grave no recibe ninguna corrección.

Por último, el estilo de crianza que llamamos  Democrático o Asertivo, representa el balance entre firmeza y comprensión, donde los límites son claros, pero al mismo tiempo tienen la flexibilidad requerida para adaptarse, de acuerdo la etapa de desarrollo, a las características individuales y a las necesidades o prioridades. Los padres y madres que practican  este estilo, son capaces de decir NO, sin sentirse culpables o “malos padres” y sin mostrarse agresivos o descalificantes. De igual manera son sensibles a los sentimientos de sus hijos, pueden escuchar sus razones, aunque no siempre les complazcan; Dan oportunidad para que sus hijos crezcan, apoyando y supervisando lo necesario en cada etapa y utilizan el reconocimiento con frecuencia. El efecto en los niños y niñas suele ser un aumento de la autoestima y la responsabilidad, el desarrollo de habilidades sociales y la internalización de las normas, entre otros beneficios.

La mayoría de los padres y madres presenta una combinación de los diferentes estilos, pero casi siempre predomina uno de éstos. Identificar cúal es nuestro estilo de crianza es uno de los  primeros  pasos para revisar y fortalecer aspectos de la dinámica familiar, que tienen un impacto significativo en el desarrollo socio-emocional de nuestros hijos e hijas.

Rafaela Burgos, M. A.

Psicóloga clínica/Terapeuta familiar

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *