x

¿Cómo salir de la zona de confort y desarrollar una mente creativa?

Beneficios

Caminar al aire libre. Asociar esta sencilla pero tan saludable actividad física a la creatividad no es nada nuevo. Ya en la antigua Grecia, Aristóteles fundó la llamada “escuela peripatética” porque este filósofo y maestro solía impartir sus lecciones caminando.

  •   Agencias
  • lunes 13 noviembre, 2023 - 10:02 AM

REDACCIÓN.– La creatividad es una de las competencias más valoradas en el mercado laboral. Es una habilidad que ha sido importante en el pasado, lo es en el presente y sin duda lo será en el futuro, pero no solo en el trabajo, sino en todos los aspectos de la vida.

Quienes potencian su creatividad tienen mejores herramientas para enfrentarse a los desafíos cotidianos y de la vida. Pero ¿qué significa ser creativos?

El doctor Claudio G. Waisburg (MN 98128), neurocientífico, speaker y director del Instituto SOMA, explicó a Infobae: “La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas, soluciones originales o conceptos innovadores. Ser más creativos puede mejorar la calidad de vida al permitirnos enfrentar los desafíos con mayor ingenio y encontrar satisfacción en nuestras actividades diarias”.

¿Cómo fomentar la creatividad?

Pensar “fuera de la caja” o “out of the box” es un concepto muy utilizado en esta materia. Y ¿qué es la caja? Es un límite dentro de nuestra propia mente, entre lo que conocemos y lo que todavía no hemos pensado.

“Para pensar fuera de la caja, tenemos que pensar en algo absurdo, algo que aparentemente no sea relevante y resistir a la tentación de volver a la caja (lo conocido) y al esto no tiene sentido”, dijo en una nota reciente la licenciada Agostina Galiani, Integrante del Departamento de Neuropsicología y Rehabilitación Cognitiva en INECO.

“Nuestro cerebro toma dos caminos a la hora de resolver problemas, y ambos son necesarios para desarrollar la creatividad: uno de ellos es un camino deliberado, que requiere pensamiento crítico, decisiones conscientes y analizadas; el otro, es un camino espontáneo, automático, que se basa en reacciones instintivas y decisiones menos conscientes”, explicó la experta.

Los beneficios de ser creativos

En la vida cotidiana, la creatividad puede brindar una serie de aportes, como los siguientes, explicó el doctor Waisburg:

– Resolución de problemas: permite encontrar soluciones únicas y efectivas para los desafíos diarios.

– Innovación: impulsa el desarrollo de nuevas ideas y avances en diferentes áreas.

– Flexibilidad mental: ayuda a adaptarse a situaciones cambiantes y a ver las cosas desde diversas perspectivas.

– Autoexpresión: facilita la comunicación de pensamientos, emociones y experiencias de manera original.

– Mejora del aprendizaje: favorece la retención de información al abordarla de manera creativa.

Estrategias para potenciar el ingenio

1. Caminar al aire libre. Asociar esta sencilla pero tan saludable actividad física a la creatividad no es nada nuevo. Ya en la antigua Grecia, Aristóteles fundó la llamada “escuela peripatética” porque este filósofo y maestro solía impartir sus lecciones caminando.

Según el doctor Waisburg, “el ejercicio, especialmente la caminata, puede estimular la creatividad al favorecer el flujo sanguíneo al cerebro y la liberación de endorfinas. Además, ayuda a consolidar el aprendizaje”.

Una caminata silenciosa puede ser una forma natural de darle al cerebro un poco de tiempo de relajación y ensueño, lo cual tiene beneficios. “Aumenta la divagación mental la creatividad y el pensamiento divergente, que es la capacidad de desarrollar ideas novedosas”, explicó Samantha Gambino psicóloga clínica de Nueva York. “Y los pensamientos novedosos y las ideas creativas agregan riqueza a nuestras vidas que nos ayudan a resolver problemas, pensar fuera de la caja y tener una experiencia más completa”.

Sobre esto, Sara Teller neurocientífica de la Universidad de Barcelona y profesora de yoga, detalló: “Por ejemplo, cuando tenemos un problema o queremos ‘crear’ algo nuevo, intentamos buscar a veces la solución de forma muy focalizada, teniendo en mente sólo las variables entorno a ese problema, intentas buscar estrategias, combinaciones de manera consciente que permitan dar con dicha solución. Cuando uno está rebanándose los sesos de forma activa, para dar con algo nuevo, estamos utilizando una parte muy local de nuestro cerebro (CPF). Muchas veces en esta situación lo único que hacemos es consumir recursos cognitivos y no dejamos que la ‘inspiración’ pueda entrar (estamos en modo focused)”.

Y continuó: “Es importante, que tras un periodo largo de estudio sobre una área concreta -fase de preparación- lo más recomendable es dejar tu mente volar durante un tiempo -fase de incubación-. La semilla ya está plantada, ahora hay que dejar que de forma más pasiva florezca. En el momento en que ensoñamos, en que divagamos, se activa la RND (llamado modo diffuse), en la que participan diferentes áreas que interactúan de forma global. En ese momento puede darse la asociación entre conceptos almacenados en tu inconsciente, recombinándose entre ellos de manera imprevisible, surgiendo así ideas innovadoras, despertando la creatividad que hay en ti. De ahí que muchas veces cuando estás relajado o aburrido, quizás caminando por la natura o conduciendo, es cuando aparece la solución al problema que tenías entre manos o te viene algo nuevo que crear”.

2. Meditar. “La atención plena o mindfulness puede ayudar a despejar la mente y abrir espacio para nuevas ideas. En la relajación de una meditación, en la ducha o en una caminata pueden aparecer los mejores momentos ‘Eureka’ de ideas creativas. Recomiendo anotar en papel o grabarnos mensajes de voz/audio en el momento que ocurren”, dijo Waisburg.

Por su parte, Teller agregó: “Sobre todo, aconsejo realizar meditación del tipo ‘abierta’, ya que nos ayuda a fomentar un tipo de pensamiento ‘divergente’. En la meditación abierta, también llamada mindfulness o de consciencia plena, la atención no se centra en un punto fijo, si no que se abre a todas las sensaciones, pensamientos y emociones”.

3. Mantenerse relajado. “Cuando me encuentro en ese estado mis niveles de serotonina, oxitocina y acetilcolina aumentan, nos relaja y nos hacen sentir de buen ánimo, mientras que el cortisol y la adrenalina se ven reducidos. Cuando esta neuroquímica está presente en el cerebro, se fomenta la creatividad. Ya decía Einstein: ‘La creatividad es la inteligencia divirtiéndose’. Por el contrario, el estrés mata la creatividad”, afirmó Teller.

4. Escribir un diario. Anotar ideas, pensamientos y observaciones diarias puede fomentar la reflexión y la creatividad, explicó Waisburg, y agregó que la lectura también es una aliada: “Exponerse a diferentes perspectivas y conceptos puede inspirar la creatividad”.

5. Favorecer el buen humor. Es clave para despertar el ingenio y soltar las preocupaciones y el control. Teller recomendó: “Puedes mirarte pelis tipo comedia, hacer un taller de clown, quedar con ese amigo que sabes que siempre te hace reír, escuchar algún podcast divertido…”.

6. Salir de la zona de confort. “Especializarnos mucho en un tema nos da dominio en cierta materia, pero si lo que quieres es que tu parte creativa se exprese, entonces debes estar abierto a muchas cosas. Interésate por otros temas, realiza actividades que no estés acostumbrado a hacer”, comentó Teller. Además, Waisburg recomendó interactuar con personas de diversas disciplinas y antecedentes para estimular la creatividad a través del intercambio de ideas.

7. Practicar ejercicio de manera regular. Está ampliamente demostrado que la actividad física disminuye el estrés, el cortisol, y aumenta los neurotransmisores de la felicidad, con lo que el humor y la creatividad se ven favorecidas.

8. Tomarse descansos. “Las pausas nos regeneran, desactivan nuestra ‘parte racional’ del cerebro. Y nos ayudan a producir asociaciones entre conceptos más distantes entre sí porque dejamos de pensar en bucle”. Aconsejó desconectar bailando, paseando, saliendo al aire libre a tomar el sol, haciendo estiramientos o una siesta breve.

9. Experimentar gratitud. “Así entrenas al cerebro para pasar de una tendencia ‘negativa’ a una ‘positiva’, para poder pasar de una mente que se encuentra en modo ‘supervivencia’ a una enfocada hacia nuevas posibilidades, hacia las ganancias. Puedes practicarlo con personas, practicando yoga o meditando de manera regular”, dijo Teller.

10. Dormir bien. “Es fundamental para poder aumentar nuestras reservas cognitivas y prepararnos para todo lo que tengamos que generar”, expresó Teller.

El doctor Waisburg recomendó:

– Fomentar la curiosidad: mantenerse abierto a aprender cosas nuevas y a explorar diferentes áreas de interés.

– Aceptar el fracaso: la creatividad a menudo implica tomar riesgos. Aprender de los errores en lugar de verlos como fracasos.

– Establecer rutinas creativas: dedicar tiempo regularmente a actividades que estimulen la creatividad, ya sea escribir, dibujar o cualquier otra forma de expresión.

– Desconectar de las tecnologías: el exceso de estímulos digitales puede limitar la creatividad. Dedicar tiempo a desconectar y permitir que la mente divague.

– Preguntar y desafiar: cuestionar el status quo y buscar constantemente nuevas formas de abordar situaciones y problemas.

El doctor Waisburg marcó la diferencia entre creatividad e innovación: “Es importante destacar que la creatividad es una habilidad que se puede desarrollar con práctica y enfoque consciente. La creatividad se manifiesta en la capacidad de inventar algo nuevo y valioso. Sin embargo, es vital comprender que no todas las creaciones se traducen automáticamente en innovaciones. La innovación surge cuando logramos transformar algo novedoso en algo que no solo captura la atención, sino que también se integra de manera valiosa en la vida de las personas. Es el resultado de un esfuerzo continuo, de la persistencia en perfeccionar y adaptar la idea original para que resuene y tenga un impacto significativo en la realidad cotidiana”.

Y completó: “En última instancia, la verdadera innovación no solo crea algo nuevo, sino que también genera un cambio positivo en la forma en que vivimos y experimentamos el mundo. Es el arte de llevar las ideas más allá de la conceptualización, trabajándolas diligentemente hasta que se conviertan en una parte integral y beneficiosa de la vida de las personas”, afirmó el neurocientífico.

Comenta con facebook
Subscríbete a nuestro canal de YouTube