En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Estudio revela que para ser feliz hay que tener dos hijas‏

Estudio revela que para ser feliz hay que tener dos hijas‏
Estudio revela que para ser feliz hay que tener dos hijas‏

Gran Bretaña.- Uno puede estar de acuerdo o no con el resultado de este estudio. Lo cierto es que todos los padres y madres que reunían estas características, al ser consultados por La Nación, primero se rieron; después, preguntaron si era en serio y, finalmente, terminaron reconociendo que era verdad: que se consideraban una familia muy feliz.
Según un estudio de la Universidad de Ulster, Gran Bretaña, las familias más felices son las que tienen sólo dos hijas mujeres. En contraposición, las que muestran mayor grado de conflictividad son aquellas con cuatro hijas.
Estas conclusiones sobre las familias occidentales surgen de un estudio que realizó el investigador Tony Cassidy, del Departamento de Investigaciones Psicológicas de la Universidad de Ulster, Gran Bretaña, luego de entrevistar a 2,116 familias con hijos menores de 16 años.
“¿Por qué los padres de dos hijas tienen los más altos índices de felicidad?”, preguntó a Cassidy. “Hemos encontrado que las familias con hijas son más felices porque las niñas tienden a generar un debate más abierto en torno a las emociones, algo muy saludable en tiempos de crisis.
Sin embargo las familias con niños tienden a ser menos expresivas y, generalmente, no hacen frente a los problemas emocionales”, dijo el investigador.
“Por supuesto que hay excepciones. Algunos niños son más abiertos para hablar sobre sus emociones y algunas chicas, más cerradas. Sin embargo, en general, las niñas son más propensas a crear un clima de diálogo”, apuntó.
Según el trabajo, las mujeres generan en la familia un clima más abierto a la comunicación y al diálogo, algo muy positivo en momentos de conflictividad.

En contrapartida, las familias con mayoría de hijos varones suelen establecer un tipo de relación más cerrada, poco permeable al diálogo y a la manifestación de las emociones. Claro que muchas mujeres juntas ¿cuatro, según el estudio? también puede ser un impedimento para el diálogo familiar.
Los investigadores realizaron el trabajo de campo en 2009 patrocinados por el sitio británico especializado en maternidad, embarazo y crianza www.bounty.com. Los padres entrevistados debían clasificar el comportamiento de sus hijos sobre la base de una serie de categorías, como facilidad de atención, compatibilidad y comportamiento general.
Así, los resultados hallaron que dos hijas “rara vez molestan”, que hacen poco ruido, ayudan en la casa, pelean poco, es fácil razonar con ellas, se complementan bien, juegan juntas, no se ignoran y se disfrutan mutuamente.
Para elaborar el “ranking de felicidad” se analizaron 121 combinaciones familiares, con un mínimo de dos hijos y un máximo de cuatro. El segundo puesto fue para la tradicional familia tipo: un hijo y una hija.
“Los niños se benefician al tener hermanas debido a que aprenden a comunicar sus emociones”, dijo Cassidy. “Me parece un planteo demasiado reduccionista.
Los seres humanos somos complejos y no pasa por el hecho de ser mujeres u hombres, sino de ser personas”, opina la psicóloga local Eva Rotemberg, directora de la Escuela para Padres. “Yo recibo tantas consultas de familias que tienen hijos varones como mujeres. Lo que sí puede ser cierto es que cuando se tienen sólo dos hijos, los padres pueden dedicarles más tiempo que teniendo cuatro”.
Otro estudio, hecho entre madres argentinas por la consultora Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), demuestra que tener hijos, hombres o mujeres, constituye un aporte fundamental para la felicidad. Así, si en una escala del 1 a 10, el promedio de felicidad de los argentinos es de 7.1 puntos, la felicidad de las mujeres que tuvieron hijos recientemente aumenta a 8.9 puntos.
“Posiblemente, sea una felicidad diferente de la que tenían antes de tener hijos, pero aún con los problemas y las preocupaciones cotidianas que genera la maternidad, declaran que eso no reduce su nivel de felicidad”, afirma la economista de CERX, Victoria Giarrizzo.
Otros estudios sugieren que la felicidad matrimonial disminuye con la llegada del primer hijo. Una investigación de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Nebraska, publicada por el Journal of Advanced Nursing, tras indagar a 185 parejas, indicó que la felicidad disminuye a partir del embarazo y que permaneció baja mientras el bebe tenía entre 5 y 24 meses.
Otros estudios sugieren que las parejas con dos hijos tuvieron puntuaciones de felicidad aún más bajas. Así lo sugiere un estudio de la Universidad Estatal de Ohio, que apunta que estas parejas pasan una tercera parte del tiempo juntas y a solas respecto del que pasaban antes.

Otro estudio realizado por el Departamento de Estudios Económicos de la Universidad de York, por el psicólogo Nattavudh Powdthavee, indica que la felicidad humana no está relacionada con tener o no tener hijos.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *