En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ética y riqueza analizadas por Ulises Féliz

Prefiero ser rico y honrado es un ensayo escrito por el actor y empresario Ulises Féliz que se propone demoler el arraigado mito que plantea un antagonismo insalvable entre la creación de riquezas y la honestidad personal.

Desde la primera página hasta la última, se descubre un marcado interés de “filosofar” con la mandarria en la mano, a fin de romper un esquema impuesto durante siglos por el sector más pesimista de la religión occidental, en una absurda interpretación de la expresión atribuida a Jesús según la cual le sería más fácil a un camello entrar por un ojo de aguja que un rico al “Reino de los Cielos”.

Leído el libro de Féliz, rico en datos históricos y en relatos de experiencias vitales de la modernidad y la posmodernidad, quedan despejados los obstáculos para que el rico entre al reino de Jesús, en este caso la ética, aunque continúen los inconvenientes para que el cuadrúpedo jorobado pueda deslizarse por un “ojo de aguja”, que no era otra cosa que la portezuela que existía como acceso en las amuralladas ciudades antiguas al cerrarse la entrada principal en horas de la noche.

Se analizan las actuaciones de personajes como Henri Ford, en la industria automovilística desde finales del siglo XIX y su compatriota Bill Gates, presidente del software mundial Microsoft, quienes con sus iniciativas contribuyeron a transformar la vida de millones de personas en todo el mundo sin que necesariamente hayan transgredido las normas fundamentales de ética social e individual de no hacerle al prójimo lo que no les gustaría que le hicieran a ellos mismos.

También expone las experiencias en la misma dirección de quienes fueron ricos y honrados cultivando disciplinas científicas y humanísticas para bien de la humanidad, o como dirían Lutero y los demás reformadores, para “la honra y la gloria de Dios”, con criterio ético, mayor reflejo del bien que la religiosidad de muchos fariseos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *