En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Evitar que la historia se repita

“Después del palo dao ni Dios lo quita”. Refrán  popular.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) no ganó las elecciones del 2012, se las robó. Y lo hizo sin pagar ninguna consecuencia.

Era necesario entonces crear una crisis pots electoral que obligara al PLD a  una negociación en aras de mantener la paz  social, exigiendo devolverle el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) a sus legítimos dueños, no a los traidores encabezados por Miguel Vargas; una buena ley de partidos políticos, otra de garantías electorales y  una elección de los integrantes de los órganos electorales escogiendo personas sin vínculos partidarios y con solvencia ética y moral.

Pero Hipólito Mejía,  igual que Peña Gómez en ocasiones anteriores, para evitar “un baño de sangre”,  se entregó en aquel discurso memorable, pero de triste recordación, del 30 de mayo del 2012, legitimando el robo de las elecciones y del PRD, con sus brutales consecuencias en la vida política nacional y en todas las instituciones estatales hoy en manos del gobierno junto con los demás poderes fácticos incluyendo la prensa.

Hipólito  demostró ser un demócrata verdadero, amante de la paz, ignorando que sus intereses, a los que renunciaba, eran los intereses del pueblo dominicano. Por el contrario, sus adversarios, jugaron con cartas marcadas, con dados cargados y demás malas artes para mantenerse en el poder.  Hipólito jugó limpio, ellos no.

Con la experiencia de robarse elecciones sin que pase nada, porque aquí nunca pasa nada, el PLD está listo para repetir su hazaña.  Ya lo dijo la presidenta del Senado Cristina Lizardo: “La oposición no tiene dinero” para ganar las elecciones. (El dinero es el que vota)  La oposición no tiene dinero para competir, tampoco cuenta con las instituciones del Estado para que sean un factor determinante.

El PLD ha debilitado  la oposición corrompiendo a sus dirigentes para gobernar sin mayores dificultades a pesar de sumergir la nación en una crisis económica, ética y moral de consecuencias aún no valorada por el pueblo.

El PLD no le teme a la oposición porque la siente débil, moderada, inconsecuente y sin determinación para actuar organizando mítines, movilizaciones, protestas y huelgas cuando las circunstancias lo aconsejan.

Tengo casi dos años insistiendo en que las elecciones venideras deben ser abortadas con la lucha popular a menos que el propio PLD ofrezca las garantías necesarias aprobando una buena ley de partidos y garantías electorales, destituir a todos los jueces electorales, principalmente los del Tribunal Superior Electoral que han emitido decenas de sentencias y resoluciones a favor del oficialismo. El TSE es un comité de base del PLD. Los hechos no mienten.

Si el PRM, la Convergencia, Alianza País, Opción Democrática y demás opositores no forman un bloque exigiendo esas conquistas, advirtiendo que de lo contrario se abstendrán de participar en los comicios, Dañino Medina se mantendrá en el poder no importa cuántos tiburones podridos tengan que comerse, ni cuantos zafacones deba utilizar para echar los principios que aún le quedan, si es que le queda alguno.

No tiene sentido acudir a unas elecciones que desde ya están decididas, no por el voto popular, sino por el fraude y el uso de los recursos del Estado, como ya se está viendo en todo el territorio nacional.

Ir a las elecciones en las condiciones actuales no tiene sentido, es acudir a un matadero electoral, es hacerle el juego al PLD, es, en definitiva, legitimar la compra o el robo de las elecciones, que es lo mismo y es igual para ellos, que no tienen escrúpulos.

No olvidemos que, “después del palo dao, ni Dios lo quita”.

¡Evitemos que la historia se repita, ahora como tragedia!

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *