En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Excúseme otra vez, don Mario…

Que un escritor galardonado con el premio Nobel, confesadamente no creyente, solicite al jefe de la Iglesia católica que despida a algún obispo por sus juicios sobre un asunto extra-religioso, es tan improcedente e imprudente como que ése u otro prelado haga fama como agrio opinante inveterado de asuntos mundanos.

Es claro que me refiero a la reciente solicitud públicamente externada por don Mario Vargas Llosa para que el Papa Francisco mande a retiro al arzobispo de Santo Domingo, su excelencia reverendísima Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez, y también al obispo de Lima. Se salvó el de Madrid, donde el gran autor pasa más tiempo, quizás porque ese no le cae tan gordo (¡gordamente suena mal!) o para evitarse un mal ambiente en la capital española.

Hace pocos meses, Vargas Llosa había tocado sensibles fibras dominicanas al opinar, atolondradamente, sobre la sentencia del Tribunal Constitucional que manda a regularizar el estatus de miles de inmigrantes ilegales que desean obtener documentos de identidad o hasta la nacionalidad dominicana. Precisamente la opinión del cardenal dominicano sobre la cuestión de la nacionalidad y las presiones internacionales sobre nuestro país motivaron el pedido del escritor peruano-español al Papa Francisco.

A mi juicio, Vargas Llosa ha hecho tremendo favor al cardenal López Rodríguez. Me obliga, y quizás a otros también, a defender a nuestro obispo. Porque me atrevo a apostar que las declaraciones de López Rodríguez sobre esa sentencia han coincidido –cosa rara en él- con un sentimiento abrumadoramente mayoritario de los dominicanos: aquí mandamos nosotros.

Si a Su Eminencia hay que ayudarlo, sería preguntándose cuántos dominicanos fortalecen su fe cristiana y su catolicismo al oír sus prédicas; cuáles problemas sociales efectivamente –más allá del “declaracionismo”- ha logrado resolver; cómo su ejemplo mejora a la sociedad dominicana o de qué manera beneficia a la Iglesia su liderazgo. O, ¿quiénes se sienten más representados por él? Pero en lo que tiene que ver con la sentencia que manda a regularizar el estatus de los inmigrantes ilegales, nuestro cardenal vio la luz. Don Mario erró otra vez…

Y yo particularmente debo agradecérselo. Porque hace años andaba anhelando la oportunidad de elogiar al Cardenal y escribir positivamente acerca de él, pero nunca se presentaba una ocasión tan propicia como la de ahora. Es claro, pues, que los milagros sí ocurren y que sólo hay que pedirlos con fe.

[email protected]

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *