En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Excúseme pero no estoy aquí

Excúseme pero no estoy aquí
Ray Ortega

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Nosotros nos creemos que somos piadosos, y a veces nos creemos superiores a los demás, y decimos: Eso no reza mucho, aquel no viene a Misa todos los domingos, y yo rezo todos los días y voy a Misa todos los domingos.

Pero debe preguntarme: ¿Hago yo por los demás como nos manda Cristo?, o poco nos interesan los demás. Le doy de comer al hambriento, le doy refugio al forastero me apiado del cautivo, estoy al lado del que injustamente se le acusa, y así muchas otras cosas más. Quiero comentarles una cosa para que mediten al igual que yo lo hice.

Había una mujer en ese pueblo que se consideraba más piadosa que nadie. Ella no faltaba diariamente a los rezos de la iglesia de su entorno. Ella legaba a las siete de la mañana día tras día a rezar a la iglesia, no importaba si tenía catarro o fiebre allí ella estaba. Era siempre una de las primeras personas en llegar a la iglesia, y entrar a rezar. Un día se despertó mas tarde de lo normal, se había quedado dormida, eran las siete menos cuarto cuando despertó.

Probablemente no llegaría a la iglesia a la hora acostumbrada. Se vistió con su ropa media, y se peino como pudo y salió de su casa y se dirigió a la iglesia que solamente le quedaba a tres cuadras. Apenas había salido de su casa, tropezó con un viejo que venía caminando y al tropezar con él se cayó al suelo, como ella iba muy de prisa apenas le pidió perdón y continúo su alocada carrera. Una cuadra después, se encontró con una mujer la cual le pidió ayuda para poder pagar la consulta de un hospital, ella le dijo: Perdone pero voy apurada para llegar a los rezos de mi iglesia, y continuó su marcha.

Apenas se hubo cruzado con la mujer, se encontró a un niñito que le pedía un pedazo de pan, disculpa le dijo, pero tengo una cita en mi iglesia con alguien que es muy importante para mí, y ese es Dios. Cuando por fin llego a la iglesia encontró la puerta cerrada, y vio una nota clavada en la puerta que decía: Perdón por no poder asistir, pero esta mañana cuando me dirigía aquí, una señora tropezó conmigo, me caí al suelo, y no pude conseguir la plata que necesitaba para ir al hospital a curarme, ni tampoco conseguí un puco de pan para desayunar, así es que no pude llegar pues me siento mal de la caída. Así que probablemente llegue un poco más tarde y la firmaba Dios. Mis amigos que me leen. No importa cuánto hagamos, no hagamos muchas cosas porque una de ellas o varias de ellas no van a estar completas. Hagamos poco pero completemos lo que hacemos. Termino con el Versículo 12, del libro de los Proverbios Capítulo 14 que dice: “A uno su camino le parece recto, pero al final le conduce a la muerte”. Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Los cristianos deben comportarse como tales. Hay un refrán que dice: Dios gano la iglesia y el diablo el parqueo. Hay que ver como actúan los que se dicen cristianos el los parqueos de las Iglesias. A veces nosotros actuamos de la forma de esa señora, tengamos mucho cuidado de como actuamos, quizás sea el único Evangelio que lea tu hermano. Dios lo cuide siempre
Sr. Ray, como siemore interesante su escrito y es cierto que me pone a pensar lo que hago o dejo de hacer por los demas, esos que me rodan, esos que veo en las calles. La señora en su apuro miró a Jesus varias veces y no supo verlo en su prójimo. Triste realidad para muchos! Saludos, Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *