Lunes, 17 de febrero, 2020

Falaz pesimismo

Reputados economistas han opinado que la reciente reforma tributaria en Estados Unidos, al propiciar repatriaciones colosales de dividendos de empresas americanas y dulcificar el clima de inversión allá, repercutirá negativamente en República Dominicana y otros países con legislaciones complejas y altas tasas impositivas.

Arguyen que atraer inversiones será más difícil. Sin embargo, puede que el efecto sea contrario, dadas las ventajas comparativas que poseemos y debemos cuidar. Se espera que Estados Unidos tendrá un vigoroso crecimiento, que estimulará su consumo interno y sus importaciones.

Eso lejos de perjudicar a nuestro país minero, turístico y agrícola, nos favorecerá casi seguramente. Pero si mejoramos el régimen impositivo, fortalecemos el imperio de la ley y nos organizamos mejor, pues mayores serán los beneficios para nosotros del previsto crecimiento estadounidense.

La costumbre de meterle cuco a las autoridades no ha funcionado bien nunca. Curiosamente algunos insisten. Tenemos que ocuparnos de reformar y modernizar muchas normas, prácticas gubernamentales y costumbres empresariales, pero metiendo miedo no luce la mejor forma de lograrlo. ¡Seamos optimistas y tiremos adelante!

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *