En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Fallo sobre apelación de cardenal condenado por pederastia queda en suspenso

Fallo sobre apelación de cardenal condenado por pederastia queda en suspenso
Fallo sobre apelación de cardenal condenado por pederastia queda en suspenso

SÍDNEY, Australia.- La apelación presentada por el que fuera tesorero y “número tres” en la jerarquía eclesiástica del Vaticano, el cardenal australiano George Pell, a su condena a seis años de cárcel por abusar de dos menores hace más de veinte años quedó hoy vista para sentencia, que se hará pública en una fecha aún no determinada.

“El Tribunal se reserva su decisión”, declaró la presidenta del Tribunal Supremo de Victoria, Anne Ferguson, a cargo junto a otros dos jueces del proceso que comenzó este miércoles en la ciudad de Melbourne.

Pell fue condenado el pasado mes de marzo, después de que un jurado determinara su culpabilidad en cinco cargos de pederastia, incluido uno de penetración oral, por los abusos sexuales cometidos a dos niños del coro en la catedral de St Patrick’s, en Melbourne, entre 1996 y 1997.

La decisión, que se basaba principalmente en el testimonio de la víctima que sigue con vida, fue alcanzada por unanimidad en un segundo juicio, después de que un jurado anterior no llegara a un acuerdo sobre el proceso, que implica a otra víctima que nunca denunció los hechos y murió de una sobredosis de drogas en 2014.

Durante la vista de hoy, el fiscal Christopher Boyce defendió la credibilidad del demandante al argumentar que su testimonio “es convincente” y remarcó que la decisión alcanzada por el jurado fue “impecable”.

Boyce cometió un desliz al pronunciar frente a la sala el nombre de una de las víctimas del prelado de 77 años, según la cadena local ABC, pero el retraso de quince segundos en la retransmisión de las vistas permitió evitar que dicho nombre se conociera públicamente, lo que hubiera contravenido la ley que dictamina que las identidades de las víctimas de abusos sexuales se mantengan en secreto.

En algunos momentos, el fiscal tuvo problemas para responder las preguntas del panel de tres jueces, entre ellas la concerniente a la ventaja que supondría para la fiscalía que un jurado juzgara el caso en lugar de jueces, a lo que Boyce respondió que “es difícil de responder”.

Al ser preguntado por los jueces acerca de por qué el otro niño que sufrió abusos sexuales nunca contó nada a nadie, Boyce respondió dubitativo que “es perfectamente razonable que un niño quiera proseguir con su vida”.

En su presentación escrita, la acusación señaló que el jurado pudo aceptar al demandante como un “testimonio creíble y de fiar” y que sus acusaciones no eran improbables una vez consideradas las pruebas.

“Cuando se analizan las pruebas en su conjunto, la integridad del veredicto del jurado es irreprochable”, indicó la fiscalía, pero el juez Mark Weingerg remarcó que lo que está en juego era si el tribunal estaba satisfecho “más allá de la duda razonable” sobre el testimonio del denunciante.

La defensa de Pell ha presentado tres argumentos en su apelación, y el principal de los cuales consiste que el jurado no pudo emitir el veredicto de culpabilidad “más allá de toda duda razonable” y las pruebas presentadas durante el juicio demuestran que el cardenal no pudo haber cometido las agresiones.

Los otros dos argumentos, de carácter más técnico, denuncian que se denegara a la defensa presentar un vídeo animado de 19 minutos, que trataba de reconstruir los hechos y supuestamente demostraba que Pell no podía haber cometido los abusos, y el posible error de que no se brindara al acusado la oportunidad de declararse culpable o inocente frente al jurado.

Para que la apelación tenga éxito, la defensa de Pell necesita convencer a dos de los tres jueces, es posible que el fallo se demore varias semanas, o incluso meses, y puede resultar en una ratificación de la condena, la liberación del prelado o un nuevo juicio.

El prelado, que acudió a las vistas con alzacuellos desde el centro en el que está detenido desde el pasado mes de febrero, permanecerá entre rejas hasta que el tribunal emita su fallo. 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *