En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Fe y Vida: “Dios nos Envía Señales”

Ray Ortega

Un cordial saludo para todos mis queridos lectores.

Uno de los grandes problemas de los seres humanos hoy día es que no ponemos atención a las señales que Dios diariamente nos está enviando. Muchos llaman a las señales de Dios casualidad, otros le llaman tener buena suerte y así muchas otras cosas más. Yo realmente no creo en las casualidades ni creo en la buena suerte, porque me puedo ganar la lotería, pero para eso tengo que comprar un billete o jugar un número, de otra forma por muy buena suerte que diga o piense yo tener, no voy a ganar nada. Ahora sí, creo en las Diosidades, que son las cosas de Dios.

Hay una bonita historia que lleva por título “Señales de Dios”, la cual quiero compartir con todos ustedes, y así podamos reflexionar un poco y aprender a ver las señales que nos envía Dios a lo largo de nuestra vida.

“Cuentan que un día, zarpó un barco a alta mar con rumbo al puerto de otro país; en el mismo iba una tripulación de 15 hombres. Era un viaje de tres semanas entre ida y regreso. Entre esos hombres se encontraba un fiel cristiano de quien toda la tripulación del barco se burlaba”.

Una noche durante la travesía el cuarto de máquinas estalló en llamas y el barco se hundió. Al hundirse solo sobrevivió al naufragio el fiel cristiano. El mismo llegó a una isla pequeña la cual estaba completamente desierta. El oraba fervientemente, pidiendo a Dios que alguien lo rescatara de aquella isla.

Todos los días miraba al horizonte en busca de ayuda, pero ésta nunca llegaba. Ya cansado, eventualmente comenzó a construir una pequeña cabaña para guarecerse y guardar las pocas posesiones que había podido salvar.

Un buen día se fue a pescar y regresó corriendo al ver que su choza había agarrado fuego y se estaba quemando, pero por mucho que corrió, no pudo salvar nada. Después de haber perdido todo, anduvo vagando en la isla como un sonámbulo, ya sin ninguna esperanza.

El pobre hombre estaba confundido y enojado con Dios, y llorando decía: ¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? Y se quedó dormido en una hamaca.

Temprano, a la mañana siguiente, lo despertó la sirena de un buque que se acercaba a la isla; venían a rescatarlo.

Al llegar sus salvadores a donde él estaba, les pregunto: ¿Cómo sabían ustedes que yo estaba aquí? Y ellos le respondieron: Es que vimos las señales de humo que nos estabas haciendo, por eso acudimos aquí a rescatarte.

Mis hermanos, es fácil enojarse cuando las cosas no nos salen como nosotros queremos, pero es ahí, en esos momentos, cuando no podemos perder la fe en Dios porque Él está trabajando en nuestras vidas, en medio de las penas y el sufrimiento, para así darnos crecimiento espiritual y que también aprendamos a confiar y tener fe en Él.

Recuerda que por todas las cosas negativas que nos pasan, debemos decirnos a nosotros mismos en todo momento: “DIOS TIENE SIEMPRE UNA RESPUESTA POSITIVA PARA TODAS LAS COSAS NEGATIVAS QUE NOS PASAN”.

Termino con el versículo 28, tomado del Capítulo 8 de la Carta de San Pablo a los Romanos que dice: “Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes le aman, a los cuales Él ha llamado de acuerdo con su propósito”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

 

 

 

 


 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Hola quiciera hablar sobre una experiencia que tube tan reciente esta madrugada pero nose si en este website este alguien disponible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *