En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Fe y Vida: La Calidad Humana

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Vivimos en una época donde se habla de la calidad de los productos que compramos, la calidad de los procesos, calidad de los servicios que recibimos, calidad de los sistemas y así se habla de la calidad de todas las cosas. Pero muy pocas personas hablan y tienen en cuenta la calidad humana, la calidad de vida. Y tenemos que tener en cuenta que sin calidad de vida, todo lo demás es solamente apariencia, sin ningún fundamento.

Hablar de una verdadera calidad humana, es el cuidar nuestros vínculos con los demás. Hoy en día una de las grandes necesidades que tenemos es el rehacer nuestros vínculos humanos que desafortunadamente se han perdido.

De nada le sirve al ser humano trabajar de sol a sol en un lugar donde no tenemos amigos y llegar a la casa cansado y que nadie de la familia se interese en saber cómo nos fue durante el día en nuestro centro de trabajo.

¿Para qué trabajar tanto si nos sentimos solos? Es muy triste cuando nos leemos un libro, y después no tenemos a nadie con quien compartir lo que leímos, es muy doloroso sentirse mal y preocupado y no contar con alguien que podamos abrirle nuestro corazón.

De que nos vale estar frente a una cancha de football, a un campo de golf, o a un juego de salón si no hay con quien compartir y disfrutar ese momento. ¿Para qué queremos tener lo que no se puede compartir? No hay nada material en el mundo que posea un valor intrínseco, ni el dinero ni las cosas. El valor de lo material esta en como lo apliquemos, en el servicio hacia los demás, o en la convivencia con otros.

Lo más bello de tener está en compartir con los demás. La magia de luchar por una prosperidad mejor económicamente, estriba, ni más ni menos, en poder ver sonreír a alguien a quién le damos el privilegio de disfrutar lo que honradamente ganamos. Eso es parte de la calidad humana. Dar, convivir, amar, servir y ayudar. Hazlo y veras, ayudar a alguien es darle a alguien que lo necesita calidad humana.

El gran pensador francés Montesquieu que nació en Burdeus, Francia en 1689 decía: Para hacer grandes cosas no hace falta ser un genio, no se ha de estar por encima de los demás seres humanos, sino entre ellos.

Tenemos que vivir de tal manera que seamos capaces de poner en práctica formas afectivas y sociales cada vez más éticas, formas cada vez más estimulantes de vivir. Hoy día no basta con no hacerle mal a nadie, puesto que eso no es una obligación, la obligación que tenemos nosotros los humanos, es la de ayudar, ser útiles y servir a los demás a eso se le puede llamar dar calidad humana.

Recordemos siempre que da más satisfacción y alegría en  dar que en recibir, y es así que ayudamos a servir mejor a nuestros semejantes y a dar un poquito más de nosotros y eso es calidad humana. Es muy posible que no poseamos bienes materiales para repartir, porque apenas nos alcanza para vivir nosotros.

Pero si tenemos algo que poseemos  que es muy nuestro y es el tiempo, y que muchas veces es mas valioso que cualquier otra cosa material que podamos dar, aprendamos a dar nuestro tiempo, a entregarnos a los demás, eso es dar calidad humana

Les dejo este Versículo 45, del Capítulo 2, tomado de Los Hechos de los Apóstoles que dice así: “Vendían sus propiedades y todo lo que tenían, y repartían el dinero según las necesidades de cada uno”. 

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Cuanta razón tiene Usted, nada nos llevamos cuando Dios nos llame a su presencia. Ahi no tiene valor ni el dinero, ni las propiedades, tan solo tiene valor lo que hemos compartido con los demás.
Sr. Ray, Dios nos enseña a amarnos, cuidarnos y protegernos los unos a los otros. pero al no tener a Dios en nuestro corazon, no conseguimos la amistad sincera y nos sentimos solos. Saludos, Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *