En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Feminicidios sin control

Feminicidios sin control
Feminicidios sin control

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-A pesar de todas las campañas emprendidas para crear conciencia en contra de la violencia de género y fortalecer los mecanismos de prevención, los feminicidios se han convertido en un factor creciente de violencia y muertes en el país.

Las conclusiones de talleres, estudios y seminarios celebrados para analizar este grave fenómeno social y humano permiten llenar tomos enteros, por lo que se requiere ya pasar de la etapa de los diagnósticos a la toma de decisiones.

Es claro que la prevaleciente influencia del machismo y  debilidad es institucionales no han permitido articular acciones efectivas para disminuir la incidencia, puesto que en muchos casos se han tratado de crónicas de muertes anunciadas.

En efecto, en no pocas ocasiones se observa como mujeres que pusieron en conocimiento a las autoridades de los maltratos de que eran objeto, se vieron finalmente desprotegidas y víctimas de sicópatas que llegan hasta el suicidio.

Pero también se dan, con inusitada frecuencia, situaciones

en que por miedo o temor a perjudicar económicamente a sus hijos, en un 80 por ciento de los casos las mujeres no se atreven a denunciar golpes y abusos que son el preludio de feminicidios generalmente premeditados por sus maridos o ex parejas.

De enero a mayo de este año 39 mujeres  fueron asesinadas porque decidieron poner término a una relación insostenible. Dos más que el año pasado en el mismo período, según fuentes de la Procuraduría general de la República.

En este mes al menos siete mujeres han perdido la vida a manos de sus exparejas, las últimas tres en una misma semana llevando a un punto rojo el número de feminicidios en el país.

Los hombres en este país, y en muchos países de América Latina actúan de forma brutal y desconsiderada, como si sus compañeras fueran objeto de su propiedad y no seres libres que tienen derecho a decidir su destino.

Como sociedad, como Estado con sus mecanismos judiciales, hay que aunar esfuerzos para evitar que más mujeres se unan a estas fatales estadísticas, que tienen como dolorosas víctimas colaterales a los hijos que quedan en la orfandad. Ni una más debe ser la firme consigna de prevención.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *