En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Fiscal general argentina acusa a Macri de querer cesarla al "estilo Maduro"

Fiscal general argentina acusa a Macri de querer cesarla al
Fiscal general argentina acusa a Macri de querer cesarla al "estilo Maduro"

BUENOS AIRES.- La procuradora general de Argentina, Alejandra Gils Carbó, aseguró hoy que es víctima de un “asedio” por parte del Gobierno de Mauricio Macri, que busca destituirla como jefa de los fiscales del país austral, y auguró que pretende hacerlo mediante un decreto, “al mejor estilo Nicolás Maduro”.

“Existe un gran paralelismo entre lo que le está pasando a Luisa Ortega (su par venezolana) y lo que me está pasando a mí. No solo presiones, Maduro está pretendiendo destituirla por un modo contrario a la Constitución”, aseveró Gils Carbó, acusada por el Ejecutivo macrista de ser afín al kirchnerismo y de entorpecer los avances de las investigaciones que afectan al anterior Gobierno.

En declaraciones a Radio Con Vos, su primera entrevista en meses, Gils Carbó fue tajante al ser preguntada por si compara a Maduro con Macri, tras afirmar que el presidente venezolano “quiere destituir” a Ortega “por cumplir su rol constitucional” tras haber denunciado “violaciones de derechos humanos” en el país caribeño.

“Yo estoy mostrando un paralelismo, las conclusiones que las saque cada uno. Yo no soy opositora ni militante de ningún partido. Siento rechazo cuando algún periodista me llama ‘la enemiga del Gobierno’. Yo no soy ni enemiga ni opositora”, remarcó.

Gils Carbó fue seleccionada en 2012 para ocupar la cabeza del Ministerio Público Fiscal por la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), y su nombramiento fue aprobado por el Congreso.

Tras la asunción de Macri mantuvo su cargo pese a la presión del oficialismo, que la acusa de no avanzar en las causas de corrupción que afectan a ex altos cargos del anterior Ejecutivo y dictaminar contra miembros del actual, pero no consiguió iniciar un juicio político contra ella.

La procuradora defendió hoy su labor y la independencia de los fiscales, al destacar que tiene que cumplir “un rol que establece la constitución, que es defender los derechos fundamentales de las personas”.

“Nadie puede pensar que los fiscales federales sean marionetas de la procuradora general”, indicó, al tiempo que rechazó dejar el cargo y vislumbró que Macri opte por desligarla mediante la firma de un decreto.

“¿Imagina el escándalo internacional en que se vería expuesta la Argentina? (…) Imagínese si a eso se suma una destitución por decreto al mejor estilo Nicolás Maduro… ¿Usted piensa que voy a dejar al Ministerio Público Fiscal y a los fiscales sin el respaldo que hoy tienen para investigar todas las causas?”, sentenció Gils Carbó.

Así y tanto, señaló que no está sola en “la difamación” al ver con “preocupación un crecimiento de la violencia contra el sistema judicial”.

“Ya ha habido jueces federales que denunciaron presiones. En lo que respecta a mi persona, empezó en 2015. (…) El Ministerio Público es autónomo e independiente y no tiene que retirarse cada vez que cambia el Gobierno”, agregó.

“No conocemos ni un solo fiscal que haya dicho que yo pretendía obstruirle alguna investigación. Este asedio no es solamente a mi persona, es a la institución”, dijo.

Gils Carbó denunció que lo que se está intentando con diversas investigaciones judiciales es “crear una sospecha de corrupción en ella” con el intento de justificar su eventual desplazamiento.

“Toda la administración de justicia sabe que soy una persona honesta”, argumentó.

Es así que si aparece un decreto para cesarla “sería un acto totalmente inválido” para ella y si es necesario “haría acciones judiciales”.

Como ejemplo, añadió que “el tema Odebrecht”, en referencia a la investigación en el país de los sobornos que la empresa brasileña reconoció haber pagado sobornos durante el kirchnerismo, “no es ajeno” a su “intento de destitución”.

La fiscal general criticó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, se reuniera con los abogados de Oderbrecht “ofreciendo una negociación”, algo que según el Gobierno respondía precisamente por la supuesta falta de colaboración de Gils Carbó.

“El solo hecho de que se trate de una causa donde están investigados no solo funcionarios del Gobierno anterior, sino funcionarios vinculados al actual Gobierno y personas allegadas al presidente, es motivo para que no puedan tener ninguna injerencia”, concluyó.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *