En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Giffords, una defensora de llevar armas como “tradición”

Giffords, una defensora de llevar armas como “tradición”
Giffords, una defensora de llevar armas como “tradición”

Gabrielle Giffords

WASHINGTON.- La congresista estadounidense Gabrielle Giffords, que recibió un disparo en la cabeza en el tiroteo de Tucson, es una defensora de la tenencia de armas como una “tradición de Arizona” y ha rechazado en varias ocasiones limitar la Segunda Enmienda, que protege este derecho.

“Como propietaria de armas desde hace tiempo, creo que el derecho de guardar y llevar armas no debería depender de la ciudad en la que se vive”, dijo Giffords en 2008, al explicar su voto en contra de una ley para prohibir la tenencia de armas en Washington DC.

La masacre de Tucson pone de relieve no sólo la facilidad de acceso a las armas por parte de los ciudadanos de EEUU, sino también la falta de comprobación por las autoridades de los historiales sobre la salud mental de los compradores.

El tiroteo ha reabierto una vez más la polémica, tras conocerse el historial clínico de Jared Lee Loughner, el joven de 22 años que el pasado sábado irrumpió en un acto de la congresista demócrata y abrió fuego contra los asistentes.

El tiroteo acabó con las vidas de seis personas e hirió a otras catorce, entre ellas Giffords, hospitalizada en estado crítico pero estable después de que una bala le traspasara el cráneo.

Loughner había sido expulsado en otoño de 2010 de la Universidad de Pima County por supuestos problemas mentales y para ser readmitido se le exigió un certificado médico en el que se asegurase que su presencia no suponía un peligro para él ni para sus compañeros.

Sin embargo, ese mismo documento no se le pidió cuando compró el pasado año un revólver semiautomático Glock de 9 milímetros en una tienda a las afueras de la localidad de Tucson, donde residía.

Previamente, Loughner había intentado alistarse en el Ejército de EEUU, aunque su solicitud fue desestimada por dar positivo en un control de drogas.

En EEUU, cualquier ciudadano puede comprar un arma, excepto si se demuestra que puede ser un peligro para sí mismo o para los otros, según la Ley Federal de 1968.

En 1993, se introdujo una enmienda a la ley, conocida como la ley James Brady, por el secretario de prensa tiroteado durante un intento de asesinato del entonces presidente Ronald Reagan en 1981, que incluía el requisito de realizar comprobaciones sobre el pasado clínico del comprador.

Sin embargo, en la práctica, las autoridades estatales de EEUU no están obligados a entregar este tipo de información y sólo 22 de los 50 estados lo hacen voluntariamente, por lo que en muchas ocasiones estos informes pasan desapercibidos.

Tras la masacre de 2007 en la Universidad de Virginia Tech, donde un joven de 23 años con un historial de problemas mentales mató a 32 personas e hirió a otras 25 antes de quitarse la vida, el Gobierno de EEUU intentó de nuevo motivar a los estados para que comunicaran los informes a las autoridades federales.

Según datos del Sistema Nacional de Revisión de Historial Criminales Instantáneo (NICS, por sus siglas en inglés), Arizona envió 4,465 historiales entre 2008 y octubre de 2010 frente a los cerca de 121,700 que se calculan que deberían haber sido entregados.

Varios políticos como Rand Paul, senador republicano por Kentucky, ya han desestimado que lo ocurrido en Tucson pueda llevar a modificar la legislación federal sobre la tenencia de armas.

“Las armas no matan gente; es el individuo quien mata a esas personas”, indicó Paul, quien vinculó lo sucedido en Tucson a un “individuo muy enfermo”.

La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho de los estadounidenses a la tenencia de armas y el Tribunal Supremo siempre ha sentenciado a favor de este derecho contra los intentos de algunos estados y ciudades por limitarlo.

Se trata de un debate que tanto demócratas como republicanos evitan agitar, ya que es uno de los temas que más divide a la sociedad y el ámbito jurídico en Estados Unidos.

Además, los dos principales partidos políticos reciben cuantiosas contribuciones económicas por parte de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA), uno de los principales lobbys a favor de la tenencia de armas en EEUU.

Según las estadísticas oficiales, se calcula que unos 90 millones de estadounidenses tienen alrededor de 200 millones de armas.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *