En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Gladys Gutiérrez: Paz a sus restos

El fallecimiento de Gladys Gutiérrez viuda Segarra ha causado gran consternación en la sociedad dominicana por su rectilínea trayectoria de luchadora revolucionaria, comprometida con la libertad y las mejores causas nacionales.

Ese sentimiento tiene particular impacto en el segmento de la población femenina, ya que fue un ejemplo a seguir en el papel protagónico que debe jugar la mujer dominicana en pro de un país más justo, solidario y respetuoso de los derechos humanos.

Mujer de un firme carácter y de lineamientos basados en principios, tuvo una larga y ardua lucha contra una enfermedad que finalmente terminó doblegándola.

Pero lo que jamás declinó en ella fue el compromiso y fidelidad con sus ideas y objetivos fundamentales de su dilatada existencia. Abatida por el fuerte percance de salud, pero lúcida hasta el último momento, nunca se desconectó del acontecer social y político del país.

Fue en cada una de esas esferas donde Gladys Gutiérrez se destacó, aportando enfoques provechosos y sin vacaciones, siempre en primera fila ante cualquier amenaza de opresión y en contra de la libertad.

Con admirable temple personal logró sobrevivir durante el gobierno de los 12 años del presidente Joaquín Balaguer, al padecer persecuciones y atropellos junto a su esposo Henry Segarra Santos, dirigente del 14 de Junio y del Movimiento Popular Dominicano, que fue asesinado durante ese período por fuerzas represivas e intolerantes ante los movimientos liberales y de izquierda que se oponían al régimen.

Dama sensible y consciente, se esforzó siempre en afianzar conquistas trascendentes en favor de la mujer y por la igualdad de derechos y de género desde el Ministerio de la Mujer, entidad que dirigió desde su creación durante el primer período de gobierno del presidente Leonel Fernández, en 1996.

El país ha perdido a una gran mujer que deja un amplio legado y que merece ser emulada como tributo permanente  a su memoria de incansable luchadora, que dio ejemplo de dejar de lado el angosto particularismo para estar al lado del compromiso social, apoyando siempre a los más débiles. Paz a sus restos.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *