En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Historia Dominicana: Luis María Frómeta, uno de nuestros grandes músicos destacado en Venezuela

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Luis María Frómeta, mejor conocido como Billo, nace el 15 de noviembre de 1915 en la ciudad de Santo Domingo. Años después se trasladó, junto a sus padres y hermanos a San Francisco de Macorís. En la escuela primaria era materia obligada la música, asistiendo diariamente a la academia antes de entrar a clases.

En esa academia aprende teoría y solfeo con el profesor Sixto Brea, armonía y composición con el profesor Rafael Pimentel y saxofón y clarinete con el profesor Oguis Negrete.

Conoció en esa academia a dos compañeros que fueron sus grandes amigos: Simón Damirón y Rafael Minaya (Tatán).

En el año 1933 se traslada a la capital y comienza a dar clases de guitarra a domicilio, hace arreglos pequeños para conjuntos musicales.

Billo al ingresar a la Universidad de Santo Domingo como estudiante de medicina abandonó toda actividad musical hasta que su inclinación natural lo obligó a retirarse a los tres años, dedicándose por completo a sus funciones como director de orquesta.

A Venezuela llegó el 31 de diciembre de 1937, para tocar en el Roof Garden, primer local danzante de prestigio en la Caracas de entonces, ubicado en pleno centro de la ciudad.. Los hermanos Sabal, dueños del Roof Garden, decidieron cambiarle el nombre de la orquesta por el de Billo’s Happy Boys.

En 1939 Billo se vio afectado por el tifus, los médicos dijeron que era imposible salvarlo. La orquesta se disolvió. Pero Billo hizo quedar mal a los médicos y meses después, tras haber perdido el cabello, volvió a tomar la batuta y el saxofón.

En 1958, a la caída del gobierno del General Marcos Pérez Jiménez, Billo sufrió una serie de ataques, teniendo que enfrentar demandas y hasta un veto por parte de la Asociación Musical de D.F. y Estado Miranda, prohibiéndole actuar de por vida en Venezuela.

El maestro Billo Frómeta se va a Cuba donde realiza algún trabajo musical y graba con una orquesta integrada por músicos de la isla.
En mayo de 1960 regresa a Caracas y le es levantado el veto.

Su gran ilusión se iba a cumplir el día 28 de abril de 1988, dirigiría la Orquesta Sinfónica de Venezuela en el majestuoso Teatro Teresa Carreño, en el marco del homenaje que por sus cincuenta años de vida artística en Venezuela le brindaría Caracas.

Pero un día antes, el 27 de abril de 1988, cuando termina el ensayo de la canción “Un Cubano En Caracas” sufre un derrame cerebral, la emoción que le produjo el momento, lo hizo desplomarse ante la mirada de los músicos que minutos antes lo aplaudieron de pie

El Maestro Billo murió el 5 de mayo de 1988. Con la muerte del Maestro Billo se cierra una página importante en la historia musical venezolana. Animó el espíritu nacional  ya que aprendió a querer la música venezolana y le enseñó a querer no solo a la música nativa, sino también el excepcional merengue de su tierra que llevaba en su sangre. Tenía 73 años al momento de su muerte.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *