En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Historia Dominicana: Parque Eugenio María de Hostos

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En el sector de ciudad nueva, existe un icónico y emblemático espacio de recreación, llamado Parque Eugenio María de Hostos. Este parque data de mediados de los años 30 del siglo pasado y tiene una historia muy interesante y que hoy, compartimos con todos ustedes.

Inicialmente, a finales de los años 1800s y principios de los 1900s, la zona donde hoy está el parque Eugenio María de Hostos, era el límite oeste de la ciudad de Santo Domingo. En ese espacio, se acantonaron las tropas norteamericanas en 1916, creando allí su base militar.

A finales de los años 20, esa zona se le llamó Plaza Colombina, era un espacio grande y baldío, que había quedado luego del retiro de las tropas.  En dicha Plaza, fueron sepultados cientos de cadáveres de dominicanos sin identificar, recogidos debajo de los escombros, luego del paso del terrible ciclón San Zenón, que azotó al país el 3 de septiembre de 1930.

Como homenaje a esas víctimas, el dictador Rafael Leónidas Trujillo mandó a construir un parque monumental en dicho espacio, encargando la obra al arquitecto Guillermo González el cual  concibió un parque que destellaba modernidad. Había regresado en la víspera del 1930 al país, graduado del departamento de arquitectura de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Yale.

Este parque fue inaugurado el 26 de diciembre del año 1937 Originalmente le fue dado el nombre de Parque Ramfis, para honrar al hijo mayor del dictador, Coronel Rafael Leónidas Trujillo Martínez. La obra fue catalogada para la época como el Mejor Parque de las Antillas, ya que era un diseño dotado de una biblioteca, piscina, acuario, pajarera, terraza para patinar, pista para bicicleta, pabellones para conciertos, salón para cine y variados juegos infantiles. Fue sembrado con almendros y robles rosados. Allí se daba cita lo mejor de la sociedad dominicana, y en sus espacios, la tertulia y el figureo, encontraban la oportunidad de desarrollar su máximo esplendor.

A la muerte del dictador, el Parque fue renombrado por el presidente Joaquín Balaguer, como Parque Eugenio María de Hostos, en honor al insigne maestro de maestros de origen puertorriqueño y que acuñara esta tierra como suya, hasta el día de su muerte.

El parque, de 19,568 metros cuadrados, estuvo cerrado durante casi 6 años en las administraciones del antiguo síndico Roberto Salcedo, para ser finalmente reinaugurado en el 2014 a un costo aproximado de 70 millones de pesos, convirtiéndose de nuevo  en un lugar de esparcimiento para pequeños y adultos, que buscan un lugar tranquilo para divertirse.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *