En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Importaciones vs. exportaciones

Importaciones vs. exportaciones
Mario Rivadulla

Durante el primer trimestre de este año, el déficit comercial del país arrojó un saldo negativo de dos mil 463 millones de dólares, superando en 149  el registrado en el mismo período del pasado año, cuando ascendió a dos mil 314.

El dato figura en Barómetro de Comercio Internacional,  publicación del Centro de Estudios Económicos y Sociales Padre José Luis Alemán, de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.  En la misma se hace notar que si bien de enero a marzo del presente año, nuestras exportaciones crecieron un 4 por ciento, el incremento de las importaciones fue mayor al registrar un 6.5.

Ha sido una tendencia predominante y sostenida en nuestro comercio exterior.  Al respecto, el reconocido economista Luis H. Vargas apunta que durante el período comprendido entre los años 1999 y 2017, el país importó 249 mil 612 millones de dólares mientras sus exportaciones sumaron apenas 136 mil 921.  El déficit acumulado resultante fue de 112 mil 692 millones.

Salvo Haití, donde la balanza se inclina altamente a favor del país y quizás algún otro destino de menor importancia, en todos los demás intercambios la República Dominicana sale perdiendo.   Los dos países donde registramos mayores déficits son los Estados Unidos y China Continental.

En el primer caso es de notar que antes de la entrada en vigencia del DR-CAFTA, República Dominicana registraba un moderado superávit comercial.  Esta situación sufrió, un vuelco significativo a partir de la aplicación del tratado. Desde entonces el saldo negativo acumulado para el país asciende a 17 mil 240 millones de dólares.

Defensores del tratado argumentan que  no hemos sabido aprovechar adecuadamente los beneficios que nos ofrece el mismo.  En cierta medida, les asiste razón.  Las estadísticas del primer decenio del DR-CAFTA, evidencian que en tanto los EEUU han aumentado el valor de sus exportaciones al país, este en cambio no ha podido hacerlo en lo absoluto. De hecho es el único signatario del mismo con un crecimiento negativo (-9%) de sus ventas a nuestro principal socio comercial.

Mientras la relación de nuestro intercambio comercial con EEUU viene a resultar de 2 a 1, en el caso de  China Continental el desbalance anual es todavía mas significativo.  Según datos preliminares divulgados por el economista Esteban Delgado en la publicación especializada “El Dinero”, el pasado año el mercado nacional recibió artículos chinos por unos mil 100 millones de dólares, en tanto solo le sirvió productos dominicanos por 55.7 millones. Una proporción de casi 20 a 1.

El hecho es que  mientras nuestras importaciones crecen de año en año a ritmo mayor, las exportaciones lo hacen  a paso de tortuga.  Prueba al canto.  Recientemente la Asociación de Industrias celebró el primer encuentro de evaluación del III Congreso Industrial.  Durante el mismo quedó en evidencia que entre las metas incumplidas del sexenio figura la de pretender llevar las exportaciones de 8 mil 362 millones de dólares en el 2011 a 20 mil en el 2017, cuando a duras penas logramos 10 mil 121.  O sea, prácticamente la mitad.

El país no puede seguir operando su comercio exterior con tan elevado, sostenido y acumulado saldo negativo.  Incrementar las exportaciones de manera significativa y en el plazo más breve posible, es por consiguiente  uno de los principales retos que encara la economía dominicana.

Mas fácil decirlo que hacerlo.  Los obstáculos a vencer son muchos, desde costos básicos muy elevados que soporta la industria  a la todavía existencia de trabas burocráticas que desalientan la actividad exportadora y le restan competitividad a muchos de nuestros productos en el mercado internacional.

Durante la celebración del 55 aniversario de la Asociación de Industrias, su presidente Campos de Moya, planteó la necesidad de una estrecha alianza entre el gobierno y los sectores productivos, a fin de allanar el camino de dificultades para que el sector fabril y los demás productivos puedan desarrollar todo su potencial en condiciones de igualdad competitiva, a fin de diversificar y hacer crecer nuestra capacidad exportadora.

A la luz de los números que arroja nuestro comercio exterior, es una propuesta que debía concretarse en el más breve plazo si queremos equilibrar la balanza.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *