x

Inestabilidad política y social tras terremoto en Haití luego de 10 años

Imagen sin descripción

Haití.- Ni la reconstrucción, ni la estabilidad han sido posibles en Haití al conmemorarse este 12 de enero, el décimo aniversario del devastador terremoto. A la fecha todavía existen débiles refugios que se supone serían temporales.

Además la inestabilidad política y social se ha convertido en otra gran tragedia para el pueblo haitiano que parece vivir en una eterna pesadilla.

Diez años después, Haití parece estacando en el tiempo. El caos, el hambre, el hacinamiento, la desesperanza castigan como el primer día.

Ni siquiera el Palacio Presidencial ha sido reconstruido. Y más de 30mil personas continúan viviendo en los 22 refugios aún abiertos

«Nosotros duramos aproximadamente debajo de carpas duramos un año y medio, al año y medio a nosotros nos dieron está casa y nos dijeron que después de esta casa íbamos a tener una construcción definitivamente, pero las ONGs no cumplió con su palabra», Leonardo Martínez, Damnificado.

Leonardo Martínez y sus hijos se las ingenian para hacerse espacio. Duermen, cocinan y realizan todas sus necesidades en una única habitación que ya han convertido en su hogar.

«Lo más difícil es cuando usted está viviendo dentro de una carpa, cerrado, no entra brisa ni por delante, ni por detrás y con ese calor, dentro de dos años ya yo estaba del color de un carbón, negro, más negro de lo que estoy y mis hijos se sentían mal cada dos o tres días al médico cuando no es una tos, una gripe o una fiebre.», expresa Martínez.

Tienen que luchar contra la insalubridad, la falta de agua potable y la ausencia de sanitarios donde hacer sus necesidades fisiológicas.

La miseria se apodera de cada rincón, el desorden no cesa, los golpes no han dado tregua y tras el sismo que le siguió el cólera, luego el virus H1N1 y varios huracanes.

Casi 50 muertos y cerca de un centenar de heridos, como consecuencias de siete semanas consecutivas manifestaciones que se intensificaron en octubre. Enardecidos se lanzaron a las calles para pedir la renuncia del actual presidente Jovenel Moíse.

Algunos hablan de un estado fallido, otros no encuentran razón a la actual crisis, ya que a ese país le donaron miles de millones de dólares para su recuperación.

Y es que muchos hicieron negocio con la desgracia haitiana. Que dejó 300 mil muertos, 350 mil heridos y un millón y medio de personas sin casas.

Mientras la crisis sigue castigando de forma implacable y las desgracia parecen no tener fin.

Comenta con facebook