En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Institucionalidad y desarrollo

Uno de los graves problemas de la  sociedad dominicana es la falta de institucionalidad, lo que limita el llamado Estado de Derechos y el desarrollo económico, político y social del país.

La Junta Central Electoral es un organismo colegiado, pero su presidente actúa como si no lo fuera. Él es “ley, batuta y constitución”. En la JCE casi siempre se hace lo que él decida,  y no siempre es así porque encuentra la férrea oposición de Eddy Olivares y José Ángel Aquino.

En el tribunal electoral más poder y fuerza tiene un funcionario de tercera o cuarta categoría que un “miembro titular” del “Pleno”, órgano que solo sirve para legitimar las decisiones del “Presidente”. (Los presidentes de la JCE,  Cámara de Cuentas, Tribunal Constitucional, Suprema Corte de Justicia, el Senado, Cámara de Diputados, entre otros, debería ser rotativa, cada año o cada dos años)

¿Por qué el presidente de la JCE acudió solo al Palacio Nacional a entrarle al presidente de la República la primera cédula, por qué no lo hizo en compañía de los demás miembros del pleno, lo cual le hubiera dado un carácter institucional? Y más aún, ¿por qué Danilo Medina no le sugirió o exigió a Roberto Rosario que fuera con sus pares?

El hecho mismo de acudir al Palacio Nacional a entregarle la primera cédula a Danilo Medina afianza el concepto presidencialista y unipersonal del Estado, colocándolo por encima de los demás ciudadanos.

El caso de Rosario Márquez, sin embargo,  no es único; está bien enraizado en la sociedad.  Los hombres y mujeres cuando llegan a los puestos consideran que lo heredaron, que pueden manejar la institución como suya. (Aquí se hace lo que yo diga, cuando yo diga y como yo diga.)

Los ministros y directores generales al ser designados crean estructuras mafiosas o gansteriles al designar gente de su “confianza”, como secretaria, director de compras, consultor jurídico, jefe de personal, etc. Crean “anillos” de corrupción. (Cuando salen de los cargos no quieren que les cuestionen el origen de sus fortunas)

Es por eso que los funcionarios no renuncian nunca. Cuando piden la reelección del presidente de la República están pidiendo su propia reelección para continuar  robando a manos llenas.

“El poder institucionalizado es el que ha sido despojado de lo personal, caprichoso, incierto y accidental que tuvo desde los albores de la sociedad humana. Uno de los grandes valores del desarrollo político de los pueblos es la previsibilidad del poder, es decir, la posibilidad de saber hasta dónde pueden llegar sus efectos y cuáles son las limitaciones de la autoridad pública. Aquí descansa la seguridad jurídica de los gobernados, o sea su certeza de ánimo de que no serán molestados si no cometen actos contrarios a la ley”, escribió Rodrigo Borja en su Enciclopedia de la Política.

Explica que en “las sociedades primitivas no existía la institucionalidad del poder”. Me pregunto entonces, ¿es la nuestra una sociedad primitiva donde el caudillo lo decide todo? Un poeta nicaragüense decía: “Mi país es tan pequeño que hasta los pleitos callejeros los resuelve el presidente”. Y no es por el tamaño del país, es por la falta de institucionalidad.

“El poder institucional es  el que se apoya sobre instituciones permanentes que superan las veleidades personales en la vida de una sociedad política”, concluye Borja, ex presidente de Ecuador.

Una de las principales característica de los países desarrollados es el respeto por las instituciones y por las leyes que la rigen.

Danilo maneja los recursos del país como si fueran suyos. Lo mismo hicieron los presidentes anteriores incluyendo a Leonel Fernández que se ganó el premio mayor en esa materia. Las “visitas sorpresas”  de Danilo son una muestra del carácter unipersonal del gobierno y del Estado.

El caso de Roberto Rosario Márquez en la JCE no es único, ni exclusivo. Lo vemos en los demás órganos del Estado, incluyendo el Congreso y la Justicia. El nuestro es un problema cultural, casi ancestral. El carácter dictatorial y clientelar no murió con Trujillo. Ni con Balaguer. Al contrario, se afianza y fortalece cada día para desgracia del pueblo dominicano.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *