x
20 Abril 2024

Jueza denuncia persecución en su contra y su familia desde que asumió el caso Calamar

Audiencia

La magistrada dijo que la persecución se realiza en una automóvil de color blanco, información que salió a relucir este viernes durante una audiencia cuando se dio a conocer la decisión sobre la solicitud de prórroga planteada por el Ministerio Público

Imagen sin descripción

SANTO DOMINGO.- La jueza Ana Lee Florimon del Segundo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, apoderada para conocer el denominado expediente operación Calamar, denunció que se ha desatado una persecución en su contra.

La magistrada dijo que la persecución se realiza en una automóvil de color blanco, información que salió a relucir este viernes durante una audiencia cuando se dio a conocer la decisión sobre la solicitud de prórroga planteada por el Ministerio Público

“Siempre les recuerdo que pueden intervenir 10 mil traslados, pueden intervenir 10 mil campañas de descrédito moral, pueden establecer que esta juzgadora tiene relaciones interpersonales, pero la verdad siempre sale a la luz. Y el tiempo es el mejor maestro, eso he aprendido», expresó la magistrada Lee Florimón, dijo durante la audiencia.

La persecución contra la juez se extiende hasta un hijo que también se ha percatado de la presencia del carro de color blanco.

Dijo que “los jueces, o juezas, usualmente somos víctimas, porque los partidos del proceso, para no hacer específicas, tienen siempre algo, cuando la mujer es joven, se tiene que separar”.

Indicó que como no pueden atacarla por la parte profesional, se van a la parte personal, “se inventan cosas, y los jueces, ¿qué hacemos? Siempre, por el principio de prudencia, por la sanidad del proceso, y para guardar derechos, que le asisten a todas las partes, no tan solo a los imputados, en este caso, son los que tienen el mayor peso, porque son los que tienen la cohesión”.

Dijo que “los jueces, o juezas, usualmente somos víctimas, porque los partidos del proceso, para no hacer específicas, tienen siempre algo, cuando la mujer es joven, se tiene que separar”.

Indicó que como no pueden atacarla por la parte profesional, se van a la parte personal, “se inventan cosas, y los jueces, ¿qué hacemos? Siempre, por el principio de prudencia, por la sanidad del proceso, y para guardar derechos, que le asisten a todas las partes, no tan solo a los imputados, en este caso, son los que tienen el mayor peso, porque son los que tienen la cohesión”.

«Siempre es bueno callar, callar, hacer silencio, y demostrarlo siempre, de que el proceso va a ser un poco sensible, porque al final y al cabo, muchas personas se olvidan que las funciones, los puestos, son tan profesionales en la vida, y a veces el poder parece que le da amnesia a las personas, y cuando lo tiene, parece que nunca lo van a perder, o que siempre, son eternos, y que nunca lo van a despedir de esa función», aseguró.

“Mi papá siempre nos decía, ¿cómo tú quieres que te recuerde? Si tú mueres hoy, ¿cómo tú quieres que te recuerde? Yo no quiero que me recuerden por ser una persona arbitraria, por doblar el proceso, por hacer una campaña de descrédito moral, en contra de una persona, que desde hace más de cuatro meses…», sostuvo.

“Pero no, necesitamos que las funciones nos hacen inmortales o mortales, que nos hacen eternos y que todo es para siempre. Porque el poder a veces no es para todo el mundo”, sentenció la jueza.

La magistrada rechazó toda solicitud y cuestionamiento que ha hecho el Ministerio Público en su contra ya que el Tribunal que dirige se ha caracterizado por actuar bajo las garantías del derecho.

Comenta con facebook