En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Justo, poético y terriblemente moderno, así era Toulouse-Lautrec

Justo, poético y terriblemente moderno, así era Toulouse-Lautrec
Justo, poético y terriblemente moderno, así era Toulouse-Lautrec

París, Francia.- Sin burlarse, estigmatizar o condenar a quienes retrataba, el pintor Henri de Toulouse-Lautrec logró pasar a la posteridad en la Historia del Arte como un hombre decididamente moderno gracias a sus representaciones del París de finales del siglo XIX, como muestra ahora una exposición en el Grand Palais.

“La modernidad de Toulouse-Lautrec es a su vez una revolución en las formas, en la invención de una pintura radical y dinámica, frugal en recursos pero eficaz en lo visual, y revolucionaria en los sujetos y costumbres”, señala el comisario de la exhibición “Toulouse-Lautrec, decididamente moderno”, Stéphane Guégan.

A lo largo de tres amplias plantas, el Grand Palais de París explora la obra de este aristócrata (1864-1901), tan marcado por sus orígenes como por su deforme condición física.

Su sonado y arisco carácter, más definitorio de sus últimos años de vida, ha logrado en ocasiones imponerse traspasando la imagen de un aristócrata que habría rechazado a su clase y se habría burlado de la sexual noche parisina en sus cuadros.

Esta exposición lo retrata más bien como un observador y no un cronista, empeñado desde su formación en retratar la realidad sin edulcorarla ni idealizarla.

“Es un hombre que actúa en el presente y que refleja todo tipo de temas tratándolos de la forma más digna posible, nunca para estigmatizar, ni condenar. No hay una dimensión moral en su obra, sino una actitud de placer, de descubrir al otro. Las prostitutas en sus cuadros son mujeres normales”, señaló el experto.

La exhibición, abierta al público hasta el próximo 27 de enero, recupera sus múltiples facetas, todas ellas de una modernidad imperante: sus retratos masculinos, que detallaban la decoración y el espíritu dandi de sus modelos callejeros; su trabajo en la prensa y como ilustrador literario, y sus carteles publicitarios.

El alcohol y la sífilis acabaron con él a sus 37 años y con sus aspiraciones de protagonizar una larga trayectoria, pero dejó una obra prolija con más de 800 lienzos, 300 dibujos, medio centenar de pósteres, una vidriera y una extensa lista de imágenes para prensa.

Algunos autorretratos, sus escenas costumbristas de prostitutas, marcadas por un dinamismo que los expertos consideran premonitorio de los movimientos artísticos que vinieron más tarde, así como sus lienzos del Moulin Rouge y sus célebres escenas de los escenarios de Montmartre, conforman la exposición.

El lienzo “Dans le lit” (En la cama), con dos mujeres disimuladamente pintadas en una cama, evidencia también su mirada limpia de prejuicios hacia temas tan controvertidos entonces como la homosexualidad, por la que acusaron a su amigo Oscar Wilde, a quien él siempre defendió.

“Hay que recordar que era un aristócrata bastante autoritario y seguro de sí mismo desde muy joven y que se sirvió de todos sus medios para ser un gran pintor. No se conformó con ofrecer una mirada sociológica, sarcástica y puramente aristócrata, sino la de un hombre de placer”, convino el comisario.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *