En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La Chismosa es solo el julepe

Llegan tarde, como siempre, las autoridades al teatro donde se expresan los desafíos sociales y políticos, que asustan e insultan a la nación.  Servía de telón y tramoya una fiesta de graduación universitaria, para que el lenguaje de las acciones de las pandillas, sacase a flote, diese visibilidad anatómica y pusiera nombre y apellidos a las víctimas de la violencia del poder político y social.

Son estos episodios de vandalismo los escombros del desenfreno y el descontrol democrático de nuestras instituciones políticas, culturales, sociales y económicas.  Carecemos de límites jurídicos distributivos sobre los poderes constituyentes y constituidos del Estado.  Miremos lo que pasa en el Congreso, el Poder Ejecutivo, en el Sistema de Justicia, en la Junta Central, en la Liga Municipal Dominicana, en la Cámara de Cuentas, en los Cuerpos Policiales y en las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Sufrimos el mismo descontrol democrático en las operaciones sociales de ese mismo poder.  Rogamos la observación del comportamiento social y comercial de las empresas y de las instituciones públicas o privadas que se dedican a la producción de bines o servicios.  Tomemos como ejemplo la economía psicotrópica, en lo referente a la venta, distribución y consumo de energizantes, estimulantes sexuales y las benzodiacepinas.  Circulan libremente, sin ningún control, con o sin registro sanitario y patente expedida por el Estado.

Existen leyes para la corrección de las violaciones contra menores, pero todas están redactadas para la aplicación de acciones penales.  Importa poco o nada la prevención y protección social y política del menor.  Nos faltan los medios, los instrumentos y las instituciones sociales, políticas y culturales que diseñen las estrategias preventivas, con las cuales evitemos que los preadolescentes y adolescentes encuentren o descubran en el colmadón, en el drink o, en lugares como “La Chismosa”, pero también en las pandillas, lo que le niega el hogar y su ambiente social.

Convertimos, tal vez sin quererlo, a estos lugares, a la internet, a la televisión, a las redes sociales, al cine y a la radio en los terceros afectuosos, con el propósito de llenar los vacíos emocionales, existenciales y sociales de nuestras relaciones familiares, de amistad y hasta matrimoniales.  Con la agravante de que prescindimos de controles y frenos estatales y sociales, que limiten su alcance, invasión y expansión en nuestras vidas públicas y privadas.

Mueren cientos de jóvenes cada año, en circunstancias similares, que solo son estadísticas policiales, sin que el amarillismo noticioso trace la pauta penal y la movilización del sistema de justicia.  Cerramos “La Chismosa”, pues así damos la sensación de que estamos interesados en resolver el problema.  Pero este es un mito de legitimación del poder político y social, un cierre en falso, muy costoso en vidas para la sociedad.  Recuerden los casos del hijo de Jochy Hernández, Nemen Nader y el niño Llenas Aybar.

Estallan en “La Chismosa” los conflictos sociales y políticos de la época. Puesto que “La Chismosa” es solo la zona de hostilidades, aunque la fiscalía piense que es la causa del problema.  Este fenómeno tiene su génesis en otros lugares y en otras dimensiones.  Allí solo vemos el impacto de lo que sucede en el hogar, escuelas, iglesias, universidades, podres públicos, bancos comerciales, envasadora de gas, empresas de distribución de energía eléctrica y en la Junta Central Electoral, por citar algunos casos.

Estamos frente a la mercantilización atroz de nuestros sentimientos, creencias, deseos y necesidades sociales y humanas.  Enfrentamos cambios estructurales vertiginosos en los modelos de familia, de relaciones interpersonales y hasta en las opciones de descanso y entretenimiento, es que la decadencia democrática del poder político y social está produciendo este modelo de sociedad nómada, esclavizada por el mercado.  Donde, por ejemplo la mujer se libera económicamente para caer en la esclavitud del doble trabajo, el de la calle y el del hogar.

El cierre de “La Chismosa” es una huida más, de nuestra riesgosa realidad democrática.

Comenta con tú facebook

Comentarios

nivarzito z. INCREIBLE!!!!! Por fin dieron un nombre como uno de los DUEÑOS de La Chismosa y no mas que uno de LOS HACHE y no DAN LOS OTROS por no comprometer! PONGAN LOS OTROS NOMBRES Y VERAN . JAJAJA. Dizque RACISTAS y parece que no recuerdan de donde salieron los HACHE en el TRUJILLATO. Deben buscar fotos de los Hache cuando salieron de San Pedro /La Romana a ver si eran (y el de la foto no parece RUBIO)BLANCO RUBIOS OJOS AZULES . BUSQUEN LAS FOTOS. Dios Mio lo que es la vida! Estos son los que se buscan RUBIAS TEÑIDAS para EMBULTAR . INVESTIGUEN y veran cuantas cosas SALDRAN y mas con los GUACHIMANES ,SEGURIDAD...esos si que saben y si los aprietan un poco,,veo a muchos en la perrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *