En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero

La columna de Miguel Guerrero
Miguel Guerrero

Las sociedades comunistas, en extinción, se han caracterizado  por las enormes desigualdades sociales entre la elite gobernante y el resto de la población y esas enormes diferencias han superado las existentes en el sistema capitalista, en cualquier momento de la historia desde el triunfo de la revolución bolchevique en 1917.

Los dos más patéticos ejemplos los tenemos en las gerontocracias de Corea del Norte y Cuba, donde todo asomo de disidencia es castigado con la muerte, la cárcel o el exilio. En sociedades tan cerradas como esas, un poema, una novela crítica, un artículo o un comentario inocente, son suficientes para ser enjuiciados por traición, el mayor de los delitos bajo esas tiranías.

El anacronismo castrista cumplirá en enero 52 años, dos generaciones, y su dirigencia es tan vieja y arcaica como ella. Fidel Castro cumplirá 85 años y en la ocasión  un grupo de artistas latinoamericanos le ofrecerá una “serenata”, en un acto bochornoso de adulación, muy propio del culto que lo alimenta. Su hermano y sucesor, Raúl tiene 80 y la edad promedio de los ocho dirigentes que le siguen en jerarquía de los 115 miembros del Buró Político del Partido Comunista de Cuba oscila entre los 72 y 75 años.

Al igual que el de corea del Norte es el régimen donde menos movilidad social y política existe. Un verdadero Parque Jurásico, digno de un museo antropológico. Existe en Cuba lo que se conoce como “los hijos de papá”, los descendientes de la clase gobernante, cuyos privilegios envidiarían las familias más acaudaladas de Inglaterra, Estados Unidos, España y Francia.

Juan Almeida, hijo del fenecido comandante de la revolución del mismo nombre, dice que esos jóvenes serán la “próxima generación” en la Cuba posterior, los hijos y nietos de “papá”, que viven como reyes, consumen cocaína “ y se aparean con prostitutas de moda” en eso que él llama “feria revolucionaria”.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *