En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero: cuando el “Do” alcanza el cielo

Miguel-Guerrero.

El famoso Do de pecho, nota muy aguda que sólo con  mucho esfuerzo puede alcanzar un tenor, y que tanto hace vibrar a los entusiastas de la ópera, riñe según los expertos con el buen canto.

Grandes cantantes han estropeado su voz al abusar de su capacidad para alcanzar ese alto registro. Tal vez el caso más conocido sea el del incomparable Giuseppe Di Stefano, cuya facilidad para lograrlo era memorable.

Según sus biógrafos su voz de enorme personalidad, se deterioró a tal grado que a su retiro de los grandes escenarios ya había perdido su hermosísimo timbre y su envidiable extensión, al adentrarse en el incierto sendero de la producción de sonidos, lo cual terminó restándolo estabilidad a su zona aguda.

Di Stefano fue de los pocos tenores de su tiempo con capacidad para cantar verdaderos Do de pecho. Plácido Domingo, con todo y ser considerado como el más grande de su generación, careció siempre de esa capacidad y buen conocedor de sus habilidades vocales pocas veces se arriesgó a intentarlo, aún en el punto más alto de su carrera.

El gran Luciano Pavarotti y el joven tenor peruano Juan Diego Flórez, cuya técnica excepcional y belleza vocal, lo han catapultado a la cima del canto lírico, son de los escasos tenores de las últimas décadas que han brillado por hacer uso de esa capacidad.

La hija del regimiento (La fille du Régiment), la célebre ópera bufa en dos actos de Gaetano Donizetti, cuya aria más conocida Ah ¡mes ami (Por mi alma) tiene nueve agudos, le permitió a Pavarotti subir a la cumbre, en aquella inolvidable presentación con Joan Sutherland en el Metropolitan.

Flórez, en un incomparable papel de Tonio, ha hecho de esa aria una pieza fundamental de su repertorio. Sea que riña con el buen canto o un peligroso camino en el canto lírico, no existe un fanático de la ópera que no añore un Do de pecho verdadero, momento en que la primera nota de la escala de Do alcanza el cielo.

[email protected]
@GuerreroMiguele

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *