En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero: de cosas inútiles

Miguel Guerrero.

Marco Almazán, periodista mexicano, se hizo famoso en toda América Latina por una columna de humor que publicaban decenas de diarios, incluyendo El Caribe en los ya lejanos tiempos de Germán Ornes.

Una de las más recordadas fue aquella en la que hiciera una extensa relación de “cosas inútiles”, entre las que citaba las elecciones en su país durante el reinado del PRI, la moneda búlgara fuera de Bulgaria, los genitales del Papa y los acuerdos entre políticos.

Si a tan ocurrente personaje, ayudado por una máquina del tiempo, le tocara residir en nuestro país podría con suma facilidad intentarse un ejercicio similar, con la segura y voluntaria asistencia mía, lo cual haría con mucho gusto, para aliviar un poco las tensiones y descansar por un rato de la vulgaridad y la incansable e insufrible actividad política.

En mi lista de sugerencias incluiría inicialmente la Constitución, especialmente la última, que hacen de ella “un pedazo de papel”; al Ministerio Público, el escrutinio electoral, el Instituto Postal, el Idecoop, la CDEEE y sus Edes, la Cámara de Cuentas, las vicepresidencias, como la monjita aquella dije todas; las fundaciones menos una, las reuniones del comité político cuando no asiste el presidente; el Ministerio de la Juventud, la mayoría de los cabildos, la dirección de Caza y Pesca y Salud Pública, salvo cuando de contratar seguros se trata.

Luego me iría por Corde y el Consejo Estatal del Azúcar, sin empresas ni centrales pero sí con muchos “compañeritos” en nómina; la ODC, Bienestar Estudiantil, la Lotería, la programación del canal estatal y el Congreso, bueno sobre todo para “barrilitos” y la compra exonerada de vehículos de lujo.

Por último, el Parlamento Centroamericano, por el que se pelean tantos políticos, sin olvidarme, por supuesto, de columnas como esta, y evitar así que ciertos ruidos revienten mis oídos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *