En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero: De sillas y retratos

Miguel Guerrero.

Cuando leí en algunos medios que el presidente Medina había dispuesto la eliminación del rito de colgar en las dependencias del gobierno retratos suyos, poniendo asimismo fin a la ridícula práctica de trasladar una silla presidencial donde quiera que el mandatario se mueva, sentí un deseo sincero y enorme de felicitarlo y expresarle mi apoyo por esas y otras medidas, aunque aparentemente pequeñas, de gran simbolismo. Espero ahora que emita un decreto, me dije, prohibiendo el elogio a la figura presidencial.

Mi entusiasmo se derrumbó casi a seguidas cuando escuché a un portavoz oficial decir que eran sólo rumores. Me senté de nuevo ante mi computadora y borré todo cuanto había escrito, lamentando que mensajes ambiguos terminen erosionando la credibilidad de un gobierno necesitado de ella para sortear los graves problemas que su antecesor le dejó sobre el escritorio.

Acciones como esas tendrían un valor inconmensurable en la vida institucional dominicana. La eliminación del retrato y dejar quieta la famosa silla en el Palacio, para tranquilidad de los oficiales responsables de moverla por todas partes cuidando de ella como si fuera un tesoro, constituiría un golpe a la más odiosa de la práctica de nuestro atraso político, que es el culto de la personalidad, que en la administración del presidente Fernández alcanzó niveles sólo comparables al de la llamada Era de Trujillo.

No se a ciencia cierta si el presidente Medina está en condiciones o tiene el deseo de hacer ese tipo de cosas. Pero el prometió “hacer lo que nunca se ha hecho” y medidas de esa naturaleza bastarían para establecer la diferencia que él trató de mostrar en su discurso de toma de posesión. Como ciudadano común y corriente, sólo espero de él un cambio de actitud ante la ley que alcance a adecentar la vida pública del país. Lo demás vendría por añadidura.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *