En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero: El ejemplo de Noruega

Miguel Guerrero.

A diferencia nuestra, mientras más pobres más inclinados al boato y al gasto superfluo, las naciones altamente desarrolladas siguen cifrando su bienestar en el culto al ahorro y la austeridad.

A pesar de que el aumento del precio del petróleo pone a nuestra economía en jaque con amenaza de mate, y los precios de los combustibles se sitúan en las nubes, los funcionarios continúan montados en vehículos de alto consumo. No desperdician oportunidad de viajar con boletas de primera clase y reservaciones en hoteles cinco estrellas. La clase media gasta más de lo que le ingresa y hasta los pobres se dan algunos gustos por encima de sus posibilidades.

Contrario a esa exhibición olímpica de despilfarro, en Noruega, uno de los países de más alto estándar en el mundo, el primer ministro va de su casa al trabajo en bicicleta.

Hace unos años, la preocupación de este notable ciudadano noruego radicaba en que a despecho de sus deseos, se veía obligado a abandonar su medio preferido de transporte por razones de seguridad.

El premier Jens Stoltenberg se vio así forzado a aceptar las recomendaciones de la policía de Oslo. Durante años, el líder noruego se trasladó de su vivienda al parlamento en bicicleta.

Después se lamentaba que sólo pudiera pedalear en el campo, con la molesta compañía de agentes de seguridad obligados por igual a hacer lo mismo. El ir al trabajo en bicicleta no le quitó dignidad al cargo. En Noruega, además, ningún funcionario puede montar vehículos del Estado en sus horas y días libres.

Nadie aspira aquí que imitemos en todo a los noruegos ni mucho menos que el presidente llegue al Palacio Nacional en patines o en bicicleta. Pero daríamos un buen ejemplo si al menos sus funcionarios usaran vehículos de menor consumo y visitaran con menos frecuencia los restaurantes de lujo de la ciudad. ¿No se ofreció acaso austeridad en el gasto público?

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *