En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero: Ocurrencias oficiales

Miguel Guerrero.

La presunción en el ámbito político de que el resto de los dominicanos somos una manada de tontos insalvables, le confiere muchas veces al lenguaje oficial un sentido del humor del que por lo general carece.

Cuando el Presidente actual hace ya varios años le restó a sus ocupaciones cuatro horas para comerse un sancocho en casa de un ex dirigente reformista, se explicó que había acudido allí para ver una colección de réplicas de obras de arte.

Las fotos de la reunión no mostraron ninguna de esas joyas de la cultura universal, pero sí en cambio la de un puñado de antiguos militantes y dirigentes medios del reformismo aferrados a la posibilidad de que un amarre de esos que sólo los políticos conocen los salvara del abandono y de las vicisitudes propias de todo desempleado.

Cuando el ex secretario de las Fuerzas Armadas del “pepehachismo”, como se denomina en la esfera oficial a todo vínculo con el gobierno anterior, acudió al Palacio Nacional para reunirse con el Presidente de entonces, la explicación que se le dio al caso fue que ambos se habían reunido para hablar de literatura, algo muy original, por cuanto si bien se trataba de personas muy instruidas sólo uno de ellos, el militar, era lo que se llama propiamente un literato.

Y porque, además, sabido es, y comprobado está, que en el caso del mandatario anterior la pasión por la literatura no entra en el marco de sus prioridades. Por suerte para ellos, otro fue el motivo, por cuanto tres horas sobre ese tema hubieran sido en extremo aburrido y al Jefe de un Estado no se le paga para que distraiga de esa manera su tiempo.

De todas maneras, como en muchas otras oportunidades, el hecho de que se nos considere los ingenuos que muchos de nosotros en realidad no somos, contribuye a aligerar el ambiente y proporciona un pequeño momento de diversión, en medio de las calamidades propias de una realidad cada vez más dramática y difícil. Celebremos pues las ocurrencias oficiales.

[email protected]
@GuerreroMiguele

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *