X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 243,526
  • Nuevos casos 279
  • Fallecidos total 3,179
  • Nuevos fallecidos 7
  • Recuperados 198,386
  • Críticos
  • Pruebas 1,232,699
<< Mapa interactivo >>

La columna de Miguel Guerrero: Por una educación de calidad

Miguel Guerrero.

Con frecuencia se escuchan quejas entre los padres por el alto costo de la enseñanza privada y las prácticas usuales en las escuelas de pago, muchas de las cuales incrementan los gastos familiares.

La cuestión cobra fuerza en el debate nacional por un hecho simple: el incumplimiento de la responsabilidad irrenunciable del Estado de propiciar un sistema educativo de calidad, de cobertura universal, que ha fomentado el crecimiento de planteles escolares privados con niveles mucho más altos, con mayor grado de seguridad y confort, en los cuales se imparte enseñanza con métodos más modernos y atractivos.

Si la educación privada se hace cada día más cara es consecuencia del deterioro de la enseñanza pública, del mal estado de los planteles escolares y de la inseguridad reinante en muchos de esos centros, donde tienen lugar frecuentemente riñas e intervenciones de extraños para la venta de alcohol y droga.

Son escalofriantes los informes acerca de la enorme cantidad de jóvenes en edad escolar involucrados no sólo ya en el consumo sino en operaciones de venta y tráfico de estupefacientes en recintos escolares públicos.

La educación es una de las más grandes prioridades, sino la mayor, pero las estadísticas dominicanas son desalentadoras. Apenas dos horas y media de clases diarias promedio en el sector público, contra tres veces esa cantidad en el área educativa privada.

Los resultados de esa enorme diferencia entre un sector y otro contribuyen a profundizar en el mediano y largo plazo los desequilibrios y las grandes iniquidades sociales característicos de la sociedad nuestra de hoy.

En la actualidad, el fenómeno se ha ido agudizando, con mejores oportunidades para aquellos que tuvieron mejor educación.

Con el transcurrir del tiempo, eso hará la sociedad cada vez más injusta y elitista. La educación requiere ser tratada como primera prioridad.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *