En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La columna de Miguel Guerrero: Sin saber si está cargada o descargada

Miguel Guerrero.

Las señales enviadas por el gobierno sobre los temas fundamentales de la realidad actual, como son entre otros el gasto público y la lucha contra la corrupción, no ayudan a entender el sendero  por el cual se encamina.

El ambiente festivo reflejado en las imágenes de la reunión del comité político y su validación del proyecto de reforma fiscal, razonablemente objetado por el empresariado nacional y otras fuerzas de la nación, sumado a la manifiesta prisa exhibida por congresistas y funcionarios del área económica respecto a su aprobación sin pérdida de tiempo por el Congreso, justifican la inquietud observable en el ambiente nacional.

Como primera y más fuerte impresión poco importa cuanto se piense o discuta en el Consejo Económico y Social, la reforma irá de todos modos. Con ella no se aminorará el déficit. Todo lo contrario. Con más disponibilidad de recursos a costa del empobrecimiento de la población, habrá más capacidad de gasto para acallar los gritos.

Cada reforma tributaria, de las cinco sufrida en los últimos dos mandatos, tuvo como finalidad poder aumentar el gasto con la justificación falsa de llenar el déficit. Así, este fue creciendo hasta alcanzar el nivel histórico de 187 mil millones de pesos, que ahora se intenta enfrentar con más impuestos y nuevos parches al sistema tributario.

Se ha hecho y deshecho sin consecuencia alguna durante los últimos ocho años, a despecho de la Constitución y las leyes, y probablemente piense que podría seguir haciéndolo.

Si tan exitosa ha sido la experiencia, si todo le ha salido bien en todo ese tiempo, no parece lógico hacerlo de otro modo. Cuánto esto puede durar, no puedo predecirlo, pero a falta de una señal más clara me agarro de la sentencia de F. C. Hebbel, de que se puede andar con una pistola cargada o descargada, pero no con una pistola que no se sabe cargada o descargada.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *