En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La complicidad de los dueños

La complicidad de los dueños
La complicidad de los dueños

Miguel Guerrero.

Para desgracia del periodismo, no me canso de repetirlo, algunos propietarios de medios electrónicos tal vez ignoren que, a despecho de lo que diga la ley, ellos son moralmente responsables de cuanto se diga o haga en sus estaciones de radio o televisión. Que las ofensas y alegres insinuaciones que frecuentemente se lanzan sobre honras o tranquilidades hogareñas tienen su precio. Que si bien  la popularidad que esa obscena práctica genera produce por un tiempo mucho dinero, en algún momento se transforma en descrédito y rechazo. En definitiva, que nadie es tan tonto para creer que esas cosas suceden sin el consentimiento o visto bueno de sus dueños o empleadores.

Lo peor de todo este fenómeno es que las permanentes competencias de vulgaridad que por algunos medios se escuchan y ven, están creando modelos y pautas en el oficio periodístico. Y que muchos jóvenes talentos y otros que no lo son, han visto en ello una vía fácil de alcanzar metas, desdeñando el buen decir y la ecuanimidad que tanta falta le hacen a una sociedad dominada por el afán desmedido de lucro y fama. Además, el que esas atrocidades se originen en horas inapropiadas es algo intolerable, por el daño irreparable que supone.

La responsabilidad principal, a mi juicio, no reside en los autores de tales despropósitos, sino en los dueños de medios o empleadores que permiten esas cosas. No alcanzan a darse cuenta que el poder e influencia política provenientes del crecimiento de la popularidad de sus medios, es ficticio y que un día podría volverse en contra de ellos. Es por demás sumamente patético escuchar una cuña de una empresa de prestigio a continuación de una de esas palabrotas con que en algunos programas se van a pausa comercial. En muchos países, los ciudadanos se cobran esos excesos dejando de adquirir las marcas que los financian. No estamos tal vez muy lejos del día  en que ello también ocurra entre nosotros.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *