En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La comunicación oficial (2 de 2)

Un buen diálogo depende de la habilidad que exhiba un gobierno para garantizar dos funciones esenciales de asuntos públicos: explicar claramente y de forma fácil para el común de la gente sus políticas, programas, decisiones y actividades, y poder medir luego con acierto cómo se percibe o percibirá estas mismas políticas y decisiones.

Lo primero que debe procurarse en la búsqueda de ese objetivo es mejorar el flujo de información. La cuestión no radica en cuántas veces un Presidente se detiene a hablar, a veces en los  escenarios más insólitos, sino los temas que trata y la forma en que lo hace. La idea de que el mandatario debe llevar al máximo sus contactos con la prensa para evitarles problemas de imagen a su figura y al Gobierno, sólo es efectiva bajo determinadas circunstancias. El contacto directo y frecuente del Presidente y sus principales colaboradores con los grupos organizadores suelen dar mejores resultados, a despecho del nivel de cobertura mediática que encuentren.

Ahora bien, sólo existe una forma de garantizar que el flujo de información se mantenga a niveles aceptables y es el mantenimiento y fortalecimiento del clima en que actúa y se desenvuelve una prensa libre. Una prensa con acceso fácil a las actividades y opiniones del Presidente y sus colaboradores. Y un Gobierno dispuesto a reconocer, aún en las peores circunstancias, el valor de la información en la construcción de una sociedad democrática y el papel que le corresponde desempeñar en ella. Es justo decir que  el gobierno del presidente Medina se esfuerza por observar  esa regla básica, valiéndose de las herramientas de las redes y de un buen equipo de  profesionales.

La incapacidad para informar debidamente sobre un hecho o una tragedia, puede significar muchas veces la diferencia entre un buen gobierno y uno indiferente a su responsabilidad de comunicar con seriedad y honestidad al pueblo  todo cuanto a éste interesa y concierne.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *