En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La criminalidad de Falcondo y las lágrimas de “Mamá Carmen”

Mientras ardía Loma Miranda, la pena se apoderó de “Mamá Carmen”, nacida y criada en la LLOVEDORA, figura emblemática de la resistencia en la defensa de ese tesoro natural de la Isla.

Sus lágrimas y su dolor reflejan el drama colectivo, puesto que no existe un indicador más veraz que el tono del alma de esa bondadosa señora para medir con certeza la actual angustia de quienes tiene años luchando tenazmente, con todos los riesgos de lugar, por la preservación de ese reservorio de agua y vida.

A la pocas horas del siniestro nadie puso en duda que la mano peluda de XSTRATA NIQUEL FALCONDO estuvo en la promoción de esos incendios y muy pronto pudo confirmase la manera como, aprovechándose de la sequía y de las quemas que le precedieron, esa empresa malvada procedió soterradamente a sembrar los focos que le dieron origen; preservando el área de sus instalaciones.

Entonces, el dolor se convirtió en indignación y el corazón de Mamá Carme estuvo a punto de estallar.

La pregunta obligada es ¿por qué tanta maldad y tanta vocación destructiva?

¿Por qué tanto apego a la cultura de la muerte?

No se trata de nada individual, mucho menos de algo simplemente emocional.

  • Motivos esenciales en un sistema en descomposición.

Estamos frente a un plan fríamente calculado, movido por intereses imperiales en una época de singular voracidad destructiva y especial énfasis violento del gran capital transnacional y los Estado que lo representan; carentes sus enriquecidos países centrales de una significativa parte de los recursos naturales imprescindibles para prolongar el modo de vida, el orden de injusticias, desigualdades, violencias y derroches que entraña su dominación a escala mundial.

Por eso hay razones para pensar que la vieja y rapaz Falconbridge procede con esa desfachatada crueldad, más que por lo que pueda apórtale la limitada reserva de níquel presente en las entrañas de Miranda, por el interés de potenciar el valor de las acciones de su la Glenn Corp (corporación minero-financiera que le sirve de matriz), y por lo que significaría en súper-ganancias tanto a esa mega-especulación  financiera como al saqueo del resto de la riqueza mineral de la Cordillera Central y la obtención de los enormes beneficio que les reportarían  adicionalmente  la explotación de otros minerales estratégicos, algunos más preciados que el mismo níquel.

Expertos en la materia señalan que así como baja el precio de las acciones cuando las subsidiarias de Glenn Corp sufren reveses en sus planes de expansión, así suben vertiginosamente cuando amplían sus operaciones en cualquier lugar del mundo.

La perspectiva de una derrota de Xstrata Niquel-Falcondo en suelo dominicano, con tales consecuencia para su dueña Glenn Corp,  está en la base de esa agresividad, que agrega maliciosamente a su empecinamiento en lograr la detenida explotación minera en Loma Miranda  (bloqueada por el formidable movimiento popular-nacional que hasta la fecha se lo ha impedido), la tala clandestina de árboles, los incendios provocados y el despliegue de represión y terror puestos en marcha, con la complicidad del Gobierno y específicamente de su Ministerio de Medio Ambiente y sus cuerpos armados.

Todavía Falcondo no ha podido obtener la autorización para explotar Miranda y abrir las compuertas del saqueo de la Cordillera Central prácticamente concesionada. En el presente el costo político para el régimen sería muy alto dada la reacción del pueblo y los movimiento en lucha, que incluso estuvieron a punto de lograr la aprobación de la ley que la declara Parque Nacional y que por cuenta propia han asumido esa determinación.

Esa realidad provocó la conjura del  Presidente Medina con esa corporación, con la Cámara Minera, el CONEP y la Asociación de Bancos, para imponer el veto presidencial a esa ley y dar paso a la actual estrategia de degradación de Loma Miranda a base de talas, envenenamiento de especies, fuego, amenazas contra el Campamento y sus defensores, y terror militar y paramilitar contra las comunidades. Esto último con el reciente balance de cuatro heridos, apresamientos y persecuciones.

La degradación de Loma Miranda persigue afectar gravemente la biodiversidad, la flora, la fauna y las fuentes de agua de esas montañas… para tratar de fundamentar una nueva ofensiva a favor de la explotación minera en esa zona.

Miles de árboles talados, no pocas especies envenenadas en sus ríos y manantiales, y el 35% del área devastada por los incendios recientes, apuntan en esa dirección.

  • Un tema crucial.

Es preciso no olvidar que la suerte de Miranda será la de las demás concesiones de exploración minera a punto de ser explotada, frenada por el impacto de las luchas libradas en su defensa; entre las que se destacan no pocas con efectos catastróficos sobre el medio ambiente, la producción alimentaria y la vida de la isla, como son los casos de la Gold Cuest en Hondo Valle-San Juan de la Maguana, Uni Gold en Dajabòn y la Gold Corp en Yamasà (Sierra de los 7 Picos, en el nacimiento del Río Ozama).

El espejo de Miranda es Loma de la Peguera y Loma Caribe en Bonao, Loma Ortega en La Vega, y  el actual ecocidio que está provocando Barrick Gold en Cotuì.

Las lágrimas de “Mamá Carmen”, su tristeza, su depresión, la fragilidad  de su sensible corazón…nos convocan a abrazarla para insuflarle la indignación colectiva llamada a prohibir y a conjurar la resignación y a potenciar la rebeldía necesaria para el triunfo, porque ahora es que esta pelea se torna dura.

Y es claro que pruebas tan dolorosas solo se vencen con la persistencia, convirtiendo la pena que genera una cultura de la muerte que emana de una dominación aberrante y perversa, en conciencia, organización, combate y osadía.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *