En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La crítica social de humor negro "El Gran Buda +" renueva el cine taiwanés

La crítica social de humor negro
La crítica social de humor negro "El Gran Buda +" renueva el cine taiwanés

TAIPEI.- El gran éxito cinematográfico de Huang Hsin-yao con su ópera prima, “El Gran Buda +”, ha consagrado a este realizador como una nueva estrella en el firmamento del cine taiwanés, que ha dado cineastas tan reconocidos internacionalmente como Ang Lee, Hou Hsiao-hsien o Tsai Ming-liang.

Nacido en 1973 en la sureña ciudad taiwanesa de Tainan, importante centro cultural y antigua capital de la isla, Huang ha transformado en película el cortometraje que con ese mismo título realizó en 2014, animado por Ang Lee y Hou Hsiao-hsien, y con el apoyo del productor Chung Mong-hong.

“El Gran Buda +” obtuvo cinco premios en la edición de 2017 de los máximos galardones del cine en chino, los Caballo de Oro -entre ellos los de mejor director novel- y otros cinco en el último Festival de Cine de Taipei y el galardón NETPAC (para la promoción del cine asiático) en el pasado Festival Internacional de Toronto.

En una isla cibernética, pragmática y empresarial como Taiwán, donde las salas de cine están controladas por los filmes comerciales, “El Gran Buda +” se mantuvo en cartelera casi cuatro meses y ha despertado gran interés y debate.

Rodado en blanco y negro -salvo algunas escenas en color supuestamente tomadas por uno de los personajes-, la película narra la historia de un basurero, Ombligo, y de su amigo, Encurtido, guarda nocturno de una fábrica donde se construye una gran estatua de Buda.

Huang asegura que no se ha inspirado en ningún director u obra cinematográfica, pero la historia recuerda a “Los olvidados”, de Luis Buñuel, por su caracterización de los marginados y su humor negro, que busca, según el autor, mostrar “el absurdo” o “ridículo” de la humanidad.

“No podemos desafiar ni dudar de las leyes como de dios, pero aunque todos deberíamos ser iguales ante ellas, muchos casos y sentencias muestran lo contrario, y empecé a acariciar la idea de utilizar esta idea para un filme”, apuntó a Efe Huang.

La idea, recuerda, surgió de una visita a una fábrica taiwanesa en la que se construía una enorme imagen de Sandaizi, discípulo de Buda.

“Pensé que dentro se podía ocultar el cuerpo de un muerto o droga. Algo maligno en lo más santo, sin despertar las sospechas de nadie”, explicó el director

Tras realizar dos documentales, Huang inició en 2015 su colaboración con Chong Mong-hong, y le dio un giro a su cortometraje para centrarse “en explorar cómo nos vemos a nosotros mismos”.

“Del desafío a lo que creemos y del ridículo, que nos hace reír por su patetismo, salté a mostrar cómo los seres humanos se ven a sí mismos”, precisó.

El filme ofrece una visión tierna y sin juicios, de la vida y las relaciones de Obligo y Encurtido, dos seres anónimos que en busca del glamur miran las grabaciones de la cámara del automóvil de Kevin, que tiene una vida de lujo y sexo, muy lejos de su alcance.

La injusticia ante la ley, la corrupción de políticos y policías, el doble criterio en la religión o el mundo del comercio del sexo son algunos de los temas que trata una historia que muestra el abismo entre los desheredados y los poderosos.

La trayectoria de Huang explica mucho de este filme, en especial su participación en los movimientos sociales taiwaneses de la década de 1990. Eso, junto a sus múltiples empleos modestos, aumentó su interés por los personajes sencillos, algunas veces marginados, en las grandes ciudades y aldeas.

“Todos son interesantes… en este mundo no hay blanco ni negro, solo gris”, comenta. 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *