En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La decadencia de la partidocracia y el crac del PRD

Narciso Isa Conde.

Hace años entramos en una fase de decadencia de la partidocracia montada sobre el modelo neoliberal del sistema capitalista.

Esa decadencia coincide históricamente con la del modelo neoliberal y el sistema capitalista a escala nacional y mundial.

Multi-mega crisis capitalista, crisis del modelo neoliberal (sin opción alterna dentro del capitalismo) y crisis de la partidocracia y la tecnocracia que hacen de gestoras de su sistema político y de su instituciones, van de la mano.

A esto se le agrega el carácter dependiente de la clase dominante gobernante y la cultura caudillista-trujillista-balaguerista que empapa la mal llamada democracia liberal representativa dominicana y sus protagonistas.

Entre los actores políticos, el primero en precipitarse hacia la desintegración fue –y es- el PRSC de Balaguer; proceso que está casi consumado al reducirse a simple satélite del PLD, y a dependencias del  PRD- con un ficticio 6% de la votaciones viciadas, que es mas aporte prestado y flujo del candidato peledeísta, que de su quebrantada realidad.

Ahora, al parecer, el PRD, entra a una delicada fase dentro de su prolongada crisis general, camino a un verdadero crac que ya comenzó a estallar.

El PLD anida una crisis potencial, próxima a desplegarse a lo interno de esa organización y a ser espoleada por la ilegitimidad de los resultados electorales viciados, su fuerte tufo a fraude, la precipitación de la multi-crisis local y mundial del capitalismo, y el enorme déficit socio-económico acumulado.

Los dos, el PRD y PLD, están afectados por una gran pérdida de su mística partidaria original, por la erosión de su bien ganado prestigio anterior, por un enorme descrédito, y un peligroso distanciamiento entre los intereses de sus bases y los privilegios escandalosos de sus cúpulas privilegiadas, que se abrazan a un clientelismo crónico y descomunal, cada vez mas insostenible.

La continuidad de su dominio político tiene mucho que ver con la carencia de una gran fuerza alternativa, que ha tardado en conformarse por variadas razones y circunstancias adversas.

Ya se habla del PRD-Hipólito y el PRD- Miguel, aunque obviamente el de Hipólito es más PRD en términos cuantitativos y de identidades, aunque no así en términos formales-institucionales. También lo es en cuanto a independencia respecto al gobierno y al PLD.

La facción de Miguel Vargas desde tiempo atrás incrementó su dependencia respecto al gobierno y actuó dentro del PRD como Caballo de Troya del mismo. Su precaria supervivencia esta atada a la decisión de Leonel Fernández y de la cúpula peledeísta desde su espurio poder de decisión sobre la dictadura institucionalizada, y especialmente sobre el Tribunal Electoral que habrá de intervenir en ese conflicto. Tiene poca fuerza, pero puede hacer mucho daño.

La facción Hipólito hizo pactos coyunturales con el pele-leonelismo y aceptó la imposición de su continuidad sin impugnar los resultados ilegítimos de un proceso viciado.

En la competencia al interior del sistema, Hipólito ganó voto a voto y perdió por las trampas. Pero lo peor fue que aceptó perder habiendo ganado, se replegó sin combatir ante el abuso de poder, frustrando a su clientela y a sus bases populares que si dieron señales claras de insumisión y disposición a movilizarse.

Hipólito y la cúpula de su PRD bien pudieron crear una situación que las bases perredeístas deseaban y el PLD merecía, y no lo hicieron por ser parte funcional a este orden perverso y cómplice de este sistema jurídico-político. Por esa razón, inexorablemente, habrán de pagar un costo todavía no cuantificable, como también sufrir las consecuencias de no haber rechazado e impugnado  a tiempo la composición parcializada de los tribunales que se le irán en contra.

En una competencia comercializada, Miguel Vargas, en tanto instrumento de Leonel y parte de las mafias empresariales aliadas al capital transnacional, contará a su favor en esa ríspida pugna con todos los dineros del mundo y el poder del Estado en manos del PLD, si esos sectores no violentan el pacto concertado.

El partido-estado jugará a su antojo con las dos partes del dividido PRD, manipulando el crac a su favor.

Solo que su alegría por los triunfos obtenidos en el control absoluto del Estado, en el atesoramiento de una sucia y descomunal fortuna, y en la catalización del crac perredeísta, no durará mucho porque en su seno se incuba la división y desde la sociedad probablemente le vendrá una avalancha difícil de contener en el contexto de la actual crisis capitalista mundial y nacional y en medio de la enorme deuda social y moral que ellos han contraído en la última década.

Lo que le espera a Danilo, a Leonel, al PLD es para salir corriendo o para que los corran. Y como no son tigres ni tigras de pelea, pero si para otras cosas feas que habrán de repetirse….hay que esperar que le vaya muy mal.

La insumisión popular creará las condiciones para llenar el vacío y para el surgimiento de una oposición. Nuevo tipo de un verdadero contra poder con vocaciones de encontrar poder después de una necesaria ruptura.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *