En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La diplomacia del morbo

La diplomacia del morbo
Víctor Bautista

Víctor Bautista.

Usando el sentido común o quizás el instinto sagaz, Roberto Rosario Márquez, presidente de la Junta Central Electoral, puso en práctica uno de los principios indicados en los manuales más avanzados para gestionar situaciones de crisis desde la comunicación: anticiparse para trazar un camino a la opinión.

Cuando los reporteros llegan primero a un escenario de crisis –que involucra a una empresa, institución o persona física reconocida- y no existe información organizada, estructurarán sus historias a partir de las evidencias, la percepción, su capacidad interpretativa y sus condicionamientos sociales y culturales.

Los mensajes iniciales emitidos por los entes envueltos en crisis son determinantes. Si son rápidos, oportunos y están estratégicamente diseñados, se convierten en mecanismos de control de daños. Si resultan desenfocados, es seguro que echarán combustible al fuego.

Despojar a personas públicas de la visa estadounidense equivale a lanzar una granada moral que deja un mar de sospechas, sobre todo por esa absurda negativa a explicar  los elementos causales, patentizando así una diplomacia del morbo.

En ese ejercicio, el silencio juega un papel fundamental como categoría comunicacional: crear descrédito a partir de la desinformación y el libre juicio de cada quien.

Al parecer Rosario Márquez estaba prevenido. Se ocupó de dar a conocer la anulación de sus visados, personal y diplomático, a través de una declaración de prensa que destruyó el muñeco de “La Embajada” , porque es obvio que de su lado resultaba más efectivo que el rumor corriera.

Con la acción, el presidente de la JCE no sólo deflactó a “Radio Bemba”, sino que obligó a “La Embajada” a plantear una aclaración defensiva y reactiva que nadie le pidió acerca de las relaciones entre Estados Unidos y República Dominicana.

Al informar “su propia desgracia”,  la víctima del despojo del visado generó una suerte de “fast track” para que el contexto quedara claro: La anulación vino por retaliación, enfando e intolerancia. Fueron estos los ejes dominantes en editoriales, comentarios y redes sociales.

Como toda crisis representa una oportunidad, ahora Rosario Márquez, a la ofensiva, dice que en esta semana ofrecerá “importantes informaciones” al país, mientras ya senadores “le ruegan” que acepte ser reelegido como presidente de la JCE. No hay dudas que, como dicen los colombianos, el tipo es un berraco. Pierde las visas, pero quizás gana una partida que pondría el sello de la torpeza política a “La Embajada.”

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *