En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La doctrina socialcristiana

La doctrina socialcristiana
Miguel Guerrero

En un encuentro reciente con universitarios, en mi condición de presidente de la Fundación Democracia y Libre Empresa (FUNDALIBRE), dije que la sociedad tiene la obligación de crear mecanismos de defensa y protección de los más débiles. Un sistema de oportunidades, añadí, tendería a reducir los terribles niveles de desigualdad que caracterizan la relación entre los individuos en el país  y que en el campo de la promoción y la dignidad humana estamos muy a la zaga de las conquistas en el área de las libertades políticas.

Sin entender la vinculación me preguntaron si era socialcristiano, a lo que respondí diciendo que si bien no pertenezco a ningún partido, mis concepciones sobre el mundo tienen cierta similitud con los planteamientos de una real democracia cristiana, a excepción de lo religioso. La comprensión que tengo de esta doctrina es lo que me ha hecho comprender cuán lejos se encuentran los socialcristianos dominicanos de ella.

Al oír hablar a la mayoría de sus dirigentes en todos los niveles de mando, uno tiene que llegar a la conclusión, muy penosa, de que únicamente unos cuantos de ellos la entienden y practican. En esencia la dirigencia nacional socialcristiana es  negadora en su diario quehacer de los conceptos básicos de una economía social de mercado, como la abogan y ensayan sus pares europeos y los gobiernos socialdemócratas del viejo continente, en sociedades que han logrado un alto nivel de justicia social y distribución de la riqueza.

Desde la muerte de  Balaguer, su fundador y líder, los reformistas socialcristianos han renunciado a la posibilidad de convertirse en una opción electoral sólida y confiable. Optaron por el camino fácil de las alianzas que a cambio ofrecen oportunidades de cargos y canonjías, negándole así a la nación la oportunidad de una alternativa al bipartidismo tan funesto en nuestra vida republicana.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *