En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La grandeza de la Humildad

La humildad es una virtud que  muchas personas olvidan poner en práctica, porque la  consideran como un signo de debilidad o cobardía. Pero es todo lo contrario, porque al decir del sabio Salomón, “mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios”, (Proverbios 16:12).

Sin embargo, en estos tiempos, individuos que antes no eran nada y ahora les sonríe la riqueza y la fama, les ha surgido la prepotencia, el orgullo, la vanidad, la altanería, la jactancia, el engreimiento, la inmodestia, afectación, pedantería y presunción, que es todo lo contrario a la humildad.

Éstos no acaban de asimilar sus “éxitos” y creen que es producto de su capacidad, esfuerzo y habilidad, pero ignoran que todos sus logros tiene que ver con la misericordia de Dios, quien hace llover sobre buenos y malos; y por su jactancia, suficiencia e ignorancia, no glorifican el nombre del Dios, Creador  del universo.

El concepto humildad, viene del latín humus, que significa tierra, y al aplicarlo a la conducta humana, tiene que ver con aquellos que reconocen  su modesta procedencia y lo que realmente son; y si en la vida han alcanzado algo, ya sea fama, riqueza o popularidad, no se envanecen, sino que  lo agradecen a Dios.

Hay personas que por naturaleza son orgullosas, debido a su procedencia y condición económica, pero hay otras que aún no teniendo nada, muestran un enfermizo orgullo, y se sienten incómodas si reciben la ayuda de alguien.  La falta de humildad no excluye a pobres ni a ricos, porque es una condición de la naturaleza humana caída.

El orgullo es algo tan desagradable que Jesús mismo dijo que “cualquiera que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido”, (Lucas 14:11).

La Biblia dice que “nada hagáis por contienda o por  vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros”, (Filipenses 2:3-4). Sin embargo, hay personas que se creen importantes y merecedoras de todos los elogios, como ocurre con ciertos artistas, políticos y deportistas famosos. Otros no quieren reconocer sus errores al creerse infalibles y no admiten ningún tipo de corrección.

Vemos a diario como los hombres quieren solucionar sus problemas, muchas veces en perjuicio de los demás, y es penoso que algo así se estile en nuestra sociedad.

El ejemplo mas grandioso de humildad, lo mostró Jesucristo, “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”, (Filipenses 2: 6-8).

Jesucristo, el mismo Dios manifestado en carne, y la segunda persona de la trinidad divina, se despojó de todos sus atributos, como su indescriptible gloria y poder, su omnisciencia, omnipresencia y su eterna comunión con su Padre,  para descender y manifestarse a este mundo a través del vientre de la virgen María y nacer en un incómodo  pesebre, porque no hubo para él  lugar en el mesón.

Así que el Hijo de Dios vino a este mundo, como siervo y hombre,  sufrió la burla, el desprecio y rechazo de su pueblo, fue humillado,  maltratado, torturado, escarnecido, herido y llevado a la cruz como si fuera un vil malhechor y allí  entregó su vida en rescate del hombre pecador.

Jesucristo, se sometió a la obediencia del Padre, porque estaba  consciente de su misión, de satisfacer plenamente la justicia divina que demandaba la muerte del hombre pecador, pero tomó la forma de siervo, hecho semejante a los hombres y fue obediente a Dios hasta la muerte, siendo clavado en una cruz de maldición. Pero Dios le ha declarado al hombre lo que es bueno, como dice en Miqueas 6:8 “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante Dios.

¿Con quién habitará Dios en el cielo? El profeta Isaías dice: “Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados”, (Isaías 57:15).

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *