X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Viernes 15 de enero, 2021
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 188,969
  • Nuevos casos 1,482
  • Fallecidos total 2,432
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 140,931
  • Críticos
  • Pruebas 938,753
<< Mapa interactivo >>

La lectoescritura, un problema que podemos resolver en casa

La lectoescritura, un problema que podemos resolver en casa
La lectoescritura, un problema que podemos resolver en casa

Alfredo Candelario

Periodista Noticias SIN

SANTO DOMINGO.- Recientemente vivimos un trago amargo al revelar los resultados de la prueba PISA, que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura, seguido de un escenario penoso que se caracterizó por la búsqueda fallida de un culpable ante los indignantes porcentajes que revelaron la desnudez educativa del país.

El problema no solo es del Estado o de Educación, los padres tenemos una cuota de responsabilidad, que supone es la más alta; cuota que no se está llenando, haciéndonos los de la vista gorda y dejando de manera directa al sistema educativo como único responsable de la educación de sus hijos.

De manera simple, no hemos avanzado nada.

En el 2015 la República Dominicana quedó colocada en el último lugar en puntuaciones promedio de estudiantes del tercer grado en Prueba de Lectura realizada por un organismo internacional.

El estudio revela que, en un ranking de quince naciones latinoamericanas evaluadas en El Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo 2015, el país ocupó el último puesto con 633 puntos promedios y error estándar de 3,29.

¿Cómo podemos aportar a la solución del problema?

El desarrollo de la lectoescritura dependerá del nivel en que los padre se involucren en el proceso de enseñanza aprendizaje de los niños, esto de una manera integral y utilizando todos los recursos que sean necesarios que puedan potenciar el crecimiento del conocimiento.

En las aulas, los maestros desarrollan decenas de actividades prácticas encaminadas al desarrollo de la lectoescritura, lo duro que es a veces, ver a un determinado número de alumnos que, en muchas ocasiones, sin tener déficit mentales o sensoriales no rinda lo esperado o no aproveche todas las oportunidades que tienen, convirtiéndose en un problema que seguramente arrastre durante todo su desarrollo educativo.

Lo cierto es que existe esa línea fina que no permite el crecimiento y desarrollo de esta habilidad importantísima para el ser humano, concentrada en el estímulo que se le debe dar al niño desde el nacimiento para que de manera progresiva vaya creando una relación cercana con las letras y la asociación de estas con diferentes objetos.

Incluso problemas de exclusión social o de estímulos ambientales pueden superarse con la integración de los padres al complejo proceso de aprender a leer y escribir.

Una investigación sobre las Prácticas Lingüísticas y de Lectoescritura en México resalta que, aunque este problema trabajado desde el hogar en los primeros años ha recibido escasa atención por parte de la comunidad de investigación educativa, los padres juegan un papel esencial en el proceso.

Los resultados de este estudio sugieren que las interacciones familiares, así como el contexto del hogar en general, son factores cruciales para el impulso al desarrollo de la lectoescritura y del lenguaje oral.

¿Y si hacemos algo más?

En una consulta realizada a 25 niños, 15 de tercero 5 de primero y 5 de segundo grado de la primaria de la Escuela Aida Cartagena Portalatin y de dos escuela de educación inicial del sector la Zurza del Distrito Nacional, pudimos constatar que: aunque los niños no muestran un dominio excelente de la lectoescritura, los que tienen ayuda de sus padres en el proceso de aprendizaje, tienen un avance muy acentuado en comparación con los que sus padres no se involucran.

Solo siete infantes de tercer grado manejan más del 50% del contenido impartido, no saben leer a plenitud, pero  si asocian las palabras con el ambiente.

Los niños de primero y segundo de la primaria tienen un avance más notable en el proceso de la lectura y escritura, pero mostraban algunas deficiencias.

Los restantes no saben distinguir entre vocales y consonantes, no realizan tareas en la casa con sus padres o con algún tutor, lo que evidencia la necesidad de que los padres se involucren en el proceso.

Según el director del centro educativo Creciendo en Sabiduría, Ruddy Carlos Severino, los niños de tercer grado son los más difíciles a la hora de aprender a leer y escribir, se muestran rígidos y no se les nota el deseo de aprender.

“Hemos tenido que trabajar duro con estos niños, insertando nuevas actividades al programa educativo, para poder avanzar con ellos” resaltó el docente.

“No importa que los centros educativos tengan las mejores herramientas para que los niños aprendan a leer y escribir, si desde el hogar no se crea el hábito de la lectura y los padres se involucran en el proceso, no hay forma de mostrar al público alguna mejoría”

Existen casos especiales en cada centro educativo que permite sostener nuestra hipótesis de que el hogar es la base para aprender a leer y escribir, como es el caso de la niña Anny de cinco  años, su madre es educadora y trabaja de manera ardua en casa.

La niña cursa el segundo de la primaria, lee perfectamente y escribe de maravilla, puede asociar lo que lee y escribe con el ambiente que le rodea, no es una superdotada, no tiene un coeficiente intelectual mayor que los demás chicos, no nació con super poderes, la niña solo trabaja en casa con su madre.

Igual que Anny y su madre, los padres pueden dedicar 20 minutos al día para aportar al proceso de aprendizaje de los hijos, buscar mecanismos que les permitan al niño aprender a leer de tal manera que no lo vean como algo que se les está imponiendo.

Aprender a leer y escribir desde lo cotidiano

Un estudio publicado en la Biblioteca Digital de la Unesco, plantea que muchos fenómenos relacionados con la retención escolar están ligados a la adquisición de las habilidades básicas de la lectoescritura, es decir, que los factores relativos a la deserción escolar, acción  que tanto afecta a nuestro sistema educativo se producen fundamentalmente por un deficiente aprendizaje de la lectoescritura.

El estudio titulado “Construyendo desde lo cotidiano” de Mabel Farfán Martínez y María Elvia Domínguez Blanco, ambas maestras y académicas colombianas que elaboraron una “Propuesta de Formación para la Enseñanza Inicial de la Lengua Escrita”, apunta a resaltar el aporte de la educación fuera del aula prestando especial atención al complejo proceso de aprender a leer y escribir,  utilizando una técnica a la que han llamado “Construir desde lo Cotidiano”.

No se puede aprender a leer y a escribir en un escenario donde no hay práctica social que pueda ayudar a construir estructuras mentales, este espacio se llama el hogar.

Lo cotidiano, la interacción con los padres, es esencial para que los niños aprendan.

La tecnología como trampolín en el proceso de aprendizaje.

Por otro lado el 90% de los niños cuyas edades rondan entre 7 y 8 años, tienen contacto permanente con aparatos tecnológicos, celulares, tabletas y acceso a internet, lo que sugiere que de manera rápida y oportuna se trabajen plataformas de aprendizaje que puedan ayudar a potencializar el proceso de la lectoescritura.

Recientemente decenas de escritores, analistas, filósofos, educadores y políticos han demostrado a través de diferentes medios la preocupación de que no se fomente desde temprana edad la lectura crítica, la necesidad de estimular el desarrollo del pensamiento y la capacidad de resolución de problemas. Sugieren  que  se necesita incentivar la creatividad y la innovación; el trabajo en equipo, los resultados a largo plazo les dan toda la razón.

El país requiere que se trabaje en  las competencias necesarias para la vida productiva y social, esto se hace desde el hogar, sin dejar toda la responsabilidad a la escuela o al gobierno o a algún tercero.

El hogar es la primera escuela.  

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *