X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Miércoles 2 de diciembre, 2020
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 145,197
  • Nuevos casos 895
  • Fallecidos total 2,334
  • Nuevos fallecidos 1
  • Recuperados 115,611
  • Críticos
  • Pruebas 727,606
<< Mapa interactivo >>

"La Llorona" de Jayro Bustamante siembra en Venecia el miedo a la impunidad

"La Llorona" de Jayro Bustamante siembra en Venecia el miedo a la impunidad

VENECIA.- Pocas cosas dan más miedo que la impunidad. Es la idea que planea sobre la cinta del guatemalteco Jayro Bustamante, «La Llorona», proyectada hoy en Venecia para reclamar verdad para los crímenes de la guerra civil.

«La llorona» es la historia de un rencor, de una venganza, y ha sido acogida con expectación por el público veneciano, dentro de la sección paralela de la Mostra «Giornate degli autori» («Jornadas de los autores»).

Alma es una joven indígena que llega como sirvienta a la casa de un antiguo militar condenado por el genocidio de las comunidades indígenas, una sentencia que después es anulada.

Pronto en los oídos del viejo militar empiezan a resonar los ecos de las voces de los indios a los que masacró y un enigmático fantasma empieza a vagar por su casa exigiendo venganza, mientras en la calle una multitud le grita «asesino».

Bustamante (Guatemala, 1977) explica que su película mezcla varias historias, como las matanzas durante la guerra civil (1960-1996) en su país o el caso del expresidente Efraín Ríos Montt, condenado por genocidio y después salvado por la anulación de la sentencia.

Pero también los crímenes contra la humanidad del caso Sepur Zarco, con la violación de indígenas durante el conflicto, la misoginia, el clasismo, la religiosidad y el misticismo, todo bañado por un aura de realismo mágico.

«Todos estos elementos crean una amalgama de suspense y de terror que llega a superar al miro de la Llorona. Necesitaba capturar el interés internacional, pero también de mi gente, y por eso empecé este viaje de miedos de mi infancia para llegar a los de adulto», señala en las notas de dirección.

Su película es, en definitiva, «una denuncia que llega a través del cine como entretenimiento pero sin perder jamás de vista lo que universalmente es definido como cine de autor».

Un filme que es el tercero de Bustamante tras la premiada «Ixcanul», con la que ganó en 2015 el premio Alfed Bauer a la innovación, en la Berlinale y «Temblores», presentada este mismo año también en Berlín.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *