En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La minoría antigubernamental pone en jaque las elecciones en Tailandia

La minoría antigubernamental pone en jaque las elecciones en Tailandia
La minoría antigubernamental pone en jaque las elecciones en Tailandia

0,,17382292_303,00BANGKOK.– Los manifestantes antigubernamentales de Tailandia persiguen forzar la suspensión de las elecciones del próximo domingo, a pesar de representar a una minoría frente a partidarios del Gobierno y del sistema democrático que exigen que se respete su voto.

El 80 por ciento de los tailandeses quiere ejercer su derecho a voto, según una encuesta reciente, pero los contrarios al Gobierno exigen que antes de la convocatoria a las urnas se forme un consejo no electo que lleve a cabo una reforma política.

Consideran el sistema corrupto y al servicio de los intereses del ex primer ministro exiliado en Dubai, Thaksin Shinawatra, quien ha ganado directamente o través de partidos afines todas las elecciones generales desde 2001.

Un amnistía que beneficiaba a Thaksin, condenado en rebeldía por corrupción, fue, hace tres meses, el detonante de las protestas que, tras la retirada del proyecto de ley, se volvieron en contra del Gobierno que encabeza su hermana, Yingluck Shinawatra.

Miles de personas salieron a la calle en unas protestas que lidera Suthep Thaugsuban, ex viceprimer ministro y exdirigente del opositor Partido Demócrata, que dejó su escaño en el Parlamento para ponerse al frente de los manifestantes.

Suthep encabeza un movimiento que cuenta con el respaldo de la elite burocrática, círculos monárquicos y clases acomodadas de Bangkok, además de la población del sur del país, que constituyen el electorado tradicional de los Demócratas.

De estos sectores procede el apoyo financiero y de organización que desde el 13 de enero permite a los manifestantes la ocupación de siete avenidas de la capital, donde se han instalado campamentos con escenarios, comida gratis, pantallas gigantes, carpas y hospitales de campaña.

Los antigubernamentales no han aclarado que tipo de cambios persiguen para erradicar lo que llaman “régimen de Thaksin” después de que varias reformas anteriores fueran insuficientes para impedir que el exmandatario siguiera ganando elecciones.

No lo logró ni la nueva Constitución, aprobada tras el golpe militar que derrocó a Thaksin en 2006, ni varias enmiendas a la ley electoral, que limitaron el poder del legislativo y reforzaron el control de los burócratas en órganos gubernamentales y judiciales.

Su propuesta, que implica suspender la democracia durante al menos 14 meses, responde a la incapacidad de imponerse en las urnas a Thaksin, que cuenta con el apoyo de la población rural del norte y noreste del país que se benefició de sus políticas sociales.

Los antigubernamentales atribuyen esta fortaleza electoral a la compra de votos en esa región, cuya población presenta diferencias lingüísticas y culturales con respecto a la del resto del país, y de la que procede el grueso de las clases bajas de Bangkok.

Muchos de estos canalizan su respaldo al Gobierno a través del Frente Unido para la Democracia y Contra la Dictadura, conocidos como “camisas rojas”, cuya protesta en 2010 fue aplastada por el Gobierno Demócrata y el Ejército, en una represión que causó más de 90 muertos.

Su presidenta, Thida Thavornseth, dice que apoya al Gobierno porque fue elegido con mayoría absoluta en unas elecciones y porque lo considera víctima de grupos conservadores que persiguen abolir la democracia para preservar su poder tradicional.

“Luchamos a favor de la democracia y nada más. Thaksin es una víctima, pero no luchamos por él sino por la justicia, la democracia y la igualdad”, dijo Thida a Efe.

La dirigente de los “camisas rojas” defiende el principio de “una persona, una voto” que portavoces antigubernamentales han cuestionado, e insiste en que defienden las elecciones porque “son la herramienta de poder de que dispone el pueblo”.

También se han mostrado a favor de las urnas académicos y sociedad civil, de la que ha salido la campaña “respeten mi voto” que ha organizado vigilas con velas en Bangkok y más de 40 capitales provinciales tras la escalada de las protestas que ya han causado diez muertos.

“Necesitamos política parlamentaria, no política callejera”, dijo a Efe Wit, miembro de un colectivo de empresarios que participó en una de las concentraciones del colectivo que se identifica con camisetas blancas.

“La mayoría de los tailandeses apoya la democracia. Es solo un pequeño grupo el que agita pero todo el mundo ve lo que está bien y mal en la calle. Queremos que se gane a través de las elecciones, no de la intimidación”, añadió.

“Los camisas rojas también son ciudadanos y por lo tanto tiene derecho a decidir sobre el rumbo del país. Hay que respetar eso. ¿Cómo se puede ser democrático si no se respeta al pueblo”, añadió Vichian, otro de los participantes.

“Somos mayoría. La mayoría real. Y queremos dejar clara nuestra voluntad de que queremos democracia”, apuntó Phrapat, otro de los camisas blancas.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *