En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La navidad, para evaluar el alma

La navidad, para evaluar el alma
Venecia Joaquín

En navidad hay mezcla de sentimientos. Conciente o inconcientemente, predominan los cristianos, de amor a Dios, de imitar a su hijo, Jesús. De solo mencionar la navidad, siento un sustito íntimo, un dejo de tristeza. Hay una tendencia a la melancolía; a esa nostalgia vaga y profunda; a esa añoranza incontrolable por alguien muy querido y ausente.

La navidad nos señala el espíritu. Empuja a llevar el mensaje divino a nuestro interior, a acercarnos a Dios. Fluyen los recuerdos religiosos: el nacimiento de Jesús en un pesebre y su amor por la humanidad, los Reyes Magos llevando regalos. Es un querer estar con la familia, un revivir sentimientos profundos y callados, los que de una u otra forma marcaron nuestras vidas.

Indiscutiblemente, la navidad invita a la reflexión profunda, a un encuentro íntimo con el YO interior. La brisa fresca, la lluvia fina, el cantar de las aves, la caída silenciosa de la nieve, empujan suavemente a recogernos para escuchar la campanita interior. Invita a barrer del alma, sentimientos feos y odiosos y llenarla de amor, perdón, comprensión, humildad, generosidad y alegría; invita a imitar a Jesús.

El dejo de melancolía que anuncia su llegada, es un llevar al individuo a encontrarse ¡consigo mismo!, con su núcleo de afectos, con sus raíces, para que evalué su vida, su conciencia, sacuda el espíritu y establezca una real conexión con sus seres queridos, con el Creador.

La navidad lleva al diálogo íntimo con Dios y cambiar de rumbo, cuando se hace daño al prójimo. A ese encuentro muchos le temen. Prefieren la bulla, la música alta, arroparse con lo material, ahogarse en bebidas, evadir, ocultarse. Se pierden con los mensajes comerciales y propaganda políticas; se concentran en lo material y marginan el alma. Hacen una cena esplendida, pero olvidan los sentimientos de los comensales y a los que no tienen comida; llenan de obsequios materiales a familiares y amigos, pero no se detienen en el sentir de su corazón, a veces bañado de tristeza. Creen que basta con dar limosna o una canastita.

A muchos, la música alta y los bailes les impiden apreciar el cantar de las aves y la espléndida naturaleza; las luces y fuegos artificiales, les hacen perder de vista el bello espectáculo del cielo estrellado, el significativo silencio de la noche o la caída suave de la nieve. Todo este aparatoso accionar del hombre, tiende a desviar del verdadero espíritu de la navidad, como si temiera al encuentro consigo mismo. La temporada navideña invita a pensar en los demás y buscar el alma de las cosas. Festejemos, buscando el espíritu de la gente, su sentir, llevando paz y amor por doquier.
.
Seria hermoso que los padres de familia aprovechemos la navidad para dialogar con los hijos sobre sus anhelos, sentimientos, para enseñarles formas de llevar alivio a los demás. No dejemos que las propagandas invitando al consumismo, la competencia por lo material, aplasten los mensajes divinos, de humildad, honestidad y amor al prójimo. Ellos son clave para sentir tranquilidad, para cooperar con la justicia social, con la paz.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *