En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La noticia y la próstata de Hipólito

Los speakers del ex Presidente y precandidato presidencial Hipólito Mejía han cometido un error que podría ser fatal para la buena imagen que necesita reconstruir el político de cara a la actual y a la futura coyuntura electoral interna y externa.

Les he escuchado en los medios electrónicos cuando han dicho que debido a una hiperplasia benigna, al ex mandatario le sacaron la próstata en una cirugía sencilla, breve (40 minutos) y sin mayores consecuencias.

Consultados algunos artículos médicos y reconocidos urólogos dominicanos, como buen lego me atrevo a colegir que en general se apela a la erradicación total de tal glándula cuando el tacto rectal determina tumores precancerosos o cancerosos. Con ello, los cirujanos buscan detener la extensión del mal a otros órganos y alargar la vida del cliente.

Deduzco también que los especialistas deciden la extirpación parcial cuando esa “nuez” engrandece de manera natural a causa del envejecimiento (hiperplasia benigna) y bloquea el paso de la orina provocando infecciones.

Es decir, no es lo mismo sacar la próstata que extraer una parte de ella. Tampoco hay cirugías sencillas. La tecnología de punta puede facilitar los procedimientos pero no les quita complejidad ni los riesgos naturales consustanciales a toda intervención en órganos, como infecciones, muerte…

Por suerte, ahora escucho una información menos confusa: A Hipólito le han extraído el 80 por ciento de la próstata ¡Tanto! O sea, han despejado el área obstruida para que la orina fluya y su acumulación no provoque infecciones graves.

La información llega tarde y dispersa, sin embargo, a una población que ya ingirió y digirió la primera y se creó una imagen.

Y aunque el pueblo dice que más vale tarde que nunca, esa tardanza podría establecer la diferencia entre ganar y perder adentro. Lo mismo en la competencia con el oficialista PLD, si lograra vencer la primera barrera.

Al caso Mejía no le favorecerían los antecedentes de muerte por cáncer del ex Presidente Jacobo Majluta, del ex Vicepresidente Fernández Mármol y del líder irrepetible del PRD, José Francisco Peña Gómez.

Dado el carácter despiadado que le atribuyen a la política y por los potentes intereses que se mueven a su alrededor, los adversarios quizás ya han comenzado a rumorear en los corrillos que Hipólito Mejía sufre cáncer y que, por tanto, está inhabilitado para presidir el país. No perderán un segundo en ese propósito.

Y al parecer les sería fácil inocular esa propaganda negativa en masas a todas luces vulnerables y permeables. Mientras que para los hipolitistas será harto difícil contener esa bola de nieve. “El mal está hecho” y “cuando el río suena…”, sostiene la vox populi. Así que la resistencia a creer en que se trató de algo sencillo y benigno será de acero.

El peor enemigo de una institución y de un político es la comunicación sin planificación; entenderla como elemento accesorio representado por la improvisación, cuando se sabe de sobra que su efectividad depende de la permanencia y la transversalidad en todos los procesos.

Los discursos estructurados para tratar de explicar la inesperada operación a la próstata del campechano político han sembrado de dudas el territorio nacional. Y eso tendrá sus consecuencias.

[email protected]

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *