En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

“La oposición no tiene dinero”

La distinguida dama, presidente del senado de la República, doña Cristina Lizardo, afirma que la oposición no tiene dinero para enfrentar al presidente Danilo Medina que está dando demostraciones de un poder económico extraordinario que deja estupefacto al más indiferente de los ciudadanos que ve aterrizar los helicópteros, desplazarse los vehículos de lujos y volar el dinero como hojas de un frondoso árbol de javilla silvestre,  por todo el territorio nacional.

(Las 40 tarimas montadas durante su proclamación y las de otros candidatos del Gran Santo Domingo, las orquestas, el alcohol, las banderas y las gorras, el dinero corriendo por las cunetas del estiércol político provocando empujones, patadas, trompadas,  palos y disparos, sirvieron para demostrar la fortaleza económica, no electoral, de la reelección)

En el 2012 Hipólito Mejía no tuvo el dinero suficiente para enfrentar la brutal embestida anunciada por el entonces presidente Leonel Fernández que generó un déficit de 200 mil millones de pesos para imponer al hoy presidente Danilo Medina que en el 2008 había admitido que el Estado, es decir el dinero, lo había vencido en la lucha por la candidatura presidencial de su partido.

En el 2008, en el 2010 y  2012 el dinero determinó triunfos de los oficialistas y derrotas de los opositores sin consecuencia alguna. El PLD compra o se roba las elecciones. O las dos cosas como sucedió en el 2012 ante la mirada indiferente de la Junta Central Electoral,  los medios de comunicación y observadores nacionales e internacionales que se pasan buena parte del tiempo bebiendo y fornicando.

“La oposición no tiene dinero”,  lo tienen los corruptos, los que se han robado el país en los últimos 12 años al amparo de la impunidad, los que promueven el transfuguismo comprando a pordioseros y mercenarios de la política, y a sicarios de la comunicación.

La oposición no tiene dinero. Lo dice alguien que al igual que su antecesor ha recibido mucho más de cien millones de pesos del inmoral “barrilito” para el clientelismo y no sé cuántas cosas más.

El Partido Revolucionario Moderno y la Convergencia  no tienen dinero para pervertir y corromper el proceso electoral, es cierto. Tampoco lo tiene Alianza País, Opción Democrática, ni los demás partidos que buscan un espacio decente y ético en las elecciones.

Es una lástima que para la presidente del Senado el problema no sea ideológico ni político, que no hable de propuestas programáticas, sino de dinero, del dinero del Estado, es decir, del pueblo cada vez más pobre material y espiritualmente.

No me imaginaba a una dama prestante de la política, buena madre por demás, hablar de dinero para ganar unas elecciones en vez de hablar, por ejemplo, de los problemas  de la mujer proponiendo que el presupuesto de su Ministerio, el más bajo de todos, sea elevado considerablemente para combatir el feminicidio, la discriminación y la marginalidad.  ¡Oh doña Cristina, que decepción!

La oposición no tiene dinero, doña, pero tendrá el favor del pueblo el día de los comicios para echar del poder a los poderosos del barrilito, el cofrecito y las otras prebendas millonarias.

La gente cogerá lo que el PLD y sus candidatos le den, pero  votará por quién le dicte su conciencia; votará  por los que no tienen dinero para enfrentar la parafernalia corrupta del gobierno. Ya lo verá usted. El dinero ni las bayonetas con banderas pudieron amedrentar ni  derrotar la oposición en 1978 cuando el pueblo decidió salir del gobierno tiránico de Joaquín Balaguer. ¿Lo olvidó usted doña Cristina Lizardo?

Otra vez, doña, la consigna de su ex líder y maestro Juan Bosch, “Vergüenza contra Dinero” será lanzada a los cuatro vientos para imponer la dignidad y el decoro del pueblo dominicano. ¡”Vergüenza contra Dinero”! “¡Vergüenza contra Dinero”!

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *