En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La revolución de los derechos

La revolución de los derechos
Matías Bosch
La Segunda Guerra Mundial mostró hasta qué punto eran capaces de llegar las clases dominantes, las potencias imperiales y la sed de las élites por concentrar más poder y riquezas. Bien se ha dicho que la especie humana es la única capaz de aniquilarse a sí misma, algo no visto en ninguna otra forma de vida.
El nazismo y el fascismo primero llevaron al Holocausto y luego a una guerra infernal, desatados por proyectos políticos que le dieron una salida anticomunista y contrarrevolucionaria a la crisis del capitalismo detonada en 1929, usando como estrategia fanatizar a los pueblos y desviar su atención de los problemas principales y sus causas, construyendo “enemigos nacionales” y conduciendo la desesperación hacia objetivos racistas, colonialistas machistas y totalitarios.
Nunca gobernaron para sus pueblos, pero en la falsa abundancia de la industria de guerra, la rapiña y la colonización creaban ese espejismo ante masas depauperadas. Total, los jefes arengaban desde las tribunas, engordaban en riqueza al vapor y las masas ponían los soldados y los caídos.  En su cruzada produjeron más de 50 millones de muertos.
Posterior a la conquista de la paz, surgió la Organización de Naciones Unidas y en 1948, hace hoy 70 años, la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo primer artículo reza: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.
Para la mayor parte de la Humanidad ese artículo sigue siendo una quimera. Menos del 1% de la población concentra el 80% de la riqueza mundial lo que hace imposible a las mayorías educarse, estar sanos, nutrirse, tener pensiones, vivienda y agua potable. Más de 700 millones de niños y niñas sufren violencia, abusos y explotación en el mundo. Nuestro medio natural sigue siendo devastado poniendo en peligro la vida del planeta. Millones de mujeres siguen siendo asesinadas y maltratadas por el machismo, así como son vejadas millones de personas que reclaman su derecho a optar libremente por su proyecto de vida. Los migrantes siguen siendo atropellados. El racismo y el colonialismo arrasan con guerras y dejan miles de muertos en los mares. Para muchos gobiernos y dirigencias, el derecho a pensar, expresarse y movilizarse sigue siendo una amenaza.
Los derechos, concreción de la dignidad humana, siguen escritos en el papel para realizarse “en la medida de lo posible”, subordinados a los principios de orden, seguridad, riqueza y conservación del poder. Esa negación, combinada a la corrupción y la violencia, son la base de nuestras democracias fallidas, vaciadas de todo su contenido emancipador y convertidas en formalismos que hoy parecen abrir paso a demagogos, farsantes y oportunistas.
Por eso dijo el Premio Nobel José Saramago que el compromiso básico de todo gobierno debería ser cumplir con los Derechos Humanos y que esa sería la más importante revolución de la Historia.
Hoy, en 2018, reivindiquemos ese objetivo y trabajemos para que esa revolución sea posible.
Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Este farsante cubano reclama derechos aquí en RD donde hay democracia y libertad, pero es cómplice de la dictadura comunista cubana que prohibe a la gente todos los derechos humanos, como libertad de religión, de asiociación, derechos políticos, y hasta la libertad de expresión, porque tampoco se puede hablar. Este elemento es un faiseo, alardea de defender derechos huimanos,pero trabaja para una brutal dictadura
El comunista carcuro, que ahora quiere "allantarnos" hablando de derechos, lo que debería decirnos es en cual país comunista se cumplen los derechos humanos, aunque sea el más sencillo y elemental, como la libertad de expresión... Así se desenmascara un farsante y demagogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *