En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

La sátira sobre el "califa" del Estado Islámico, un antídoto para la locura

La sátira sobre el
La sátira sobre el "califa" del Estado Islámico, un antídoto para la locura
Foto de Archivo

Foto de Archivo

BEIRUT.- “Cuando ves al Estado Islámico (EI) y a su ‘califa’ hablando del califato no puedes menos que reírte”, opina el compositor Jaled al Subeih, fundador de la banda libanesa “Al Rahil al Kibir”, que combina la sátira con la tradición árabe musical.

De hecho, este grupo de seis miembros, cuyo nombre puede traducirse como “los grandes que partieron”, le ha dedicado una oda humorística al líder del EI, Abu Bakr al Bagdadi.

“Tú que gobiernas con las reglas de Dios; tú, el triunfador de la ley de Dios, llevarás a los servidores de Dios a un abismo como ningún otro”, es la primera estrofa de la canción “Maulid sidi al Bagdadi” (la romería del señor Al Bagdadi).

Esta pieza forma parte del espectáculo “La bomba” que durante el pasado año la banda representó en el cabaré “Metro Medina” de Beirut. El nuevo año ha traído una pausa para pensar y preparar el próximo “show”, explica en una entrevista con Efe Subeih, acompañado por uno de los cantantes, Naim al Asmar.

El compositor, que es también periodista, decidió crear en 2013 “Al Rahil al Kibir” tras cubrir el conflicto en Siria: “Trabajaba veinte horas al día y decidí dejarlo”.

Allí, “la realidad superaba la ficción, me sentía frustrado, porque veía a gente que intentaba luchar por su libertad y era masacrada sin que nadie preguntara por ellos”, recuerda Subeih.

A su vuelta a Beirut, constituyó el grupo, inspirado en la tradición musical árabe, pero con un giro distinto. “La idea era hacer algo diferente, y cantar como uno canta cuando está solo, sin límites”, apunta.

Los primeros conciertos, en 2013, no tenían un contenido político o social pero todo cambió en 2014, porque “la crisis siria irrumpió en el Líbano, con más de un millón de refugiados, los atentados, la entrada de Hizbulá en Siria y la respuesta a dicha intervención, estábamos en el conflicto”.

Para Naim, el cantante, en el Líbano es sencillo criticar aquello sobre lo que hay un consenso, por ejemplo, es posible cantar en contra del EI, porque no se ofende a nadie, “excepto a una minoría de extremistas”.

Sin embargo, cuando los dardos se dirigen a la organización chií Hizbulá, apoyada por un amplio sector en este país, se entra en un terreno más espinoso.

De hecho, para evitar problemas no lo nombran directamente en sus melodías, aunque, según Naim, los libaneses que están informados saben de quién hablan.

“Decidimos hacerlo así porque es fácil que te peguen en la calle, incluso aquí en (el distrito de) Hamra, donde está toda la escena cultural”, puntualiza el artista.

Pese a estas restricciones, el Líbano es un pequeño oasis para la libertad de expresión si se compara con otros estados de la región.

El propio Subeih reconoce que una canción, en la que se burlan del expresidente egipcio Mohamed Mursi y en la que han introducido cambios para criticar el régimen militar actual, no sería “bienvenida” ahora en Egipto. “Habría que modificarla”.

Aun así, el compositor cree que “la libertad de expresión no debería tener nunca límites, nadie debería ser asesinado por lo que dice”.

En opinión de Naim, lo ocurrido en Francia con el semanario satírico Charlie Hebdo, objetivo de un ataque terrorista donde murieron doce personas, no ha sido ninguna sorpresa, aunque, subraya, “los dibujantes que hicieron las caricaturas de Mahoma tenían todo su derecho a dibujarlas”.

“Los musulmanes están en todas partes y algunos son radicales. Puede pasar que algunos extremistas adopten acciones violentas, especialmente cuando se insulta a sus símbolos sagrados, no es algo sorprendente”, detalla.

A su juicio, “tampoco se puede demonizar el islam solo porque unos locos han dañado la reputación de una nación entera”.

En “Al Rahil al Kibir” trabajan desde cristianos hasta musulmanes, “solo nos faltan drusos, de hecho buscamos un guitarrista druso”, bromea Naim.

En esta banda, se lo pasan tan bien que como se morían de la risa en los ensayos se vieron obligados a ponerse gafas de sol para que no les ocurriera lo mismo durante las actuaciones.

Y es que “cuando tratas con la realidad, ves que es tan absurda y contradictoria, que o te vuelves loco porque te la tomas en serio o te ríes”, zanja Subeih.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *