x
20 Abril 2024

La vida, es un viaje lindo

Enfoque

 Los cristianos recuerdan sin cesar, que Dios envió a su hijo Jesus, para salvar la humanidad, para con sus principios, actitudes y acciones, guiarla por la ruta del bien, de la tranquilidad.  

Imagen sin descripción

He estado reflexionando sobre la vida. ¿Qué es la vida? Es el espacio que abarca desde que nace hasta que muere; es como un viaje, sale al nacer y regresa al morir; con sus altas y bajas, con sus tristezas y alegrías, llegar a la vida y disfrutarla en libertad, es tener el privilegio de conocer áreas, eventos, situaciones interesantes y los más variados recursos para deleitarte acorde a tu íntimo sentir.

Hacemos el viaje, llegamos a la vida, pero no sabemos cuándo termina. Para disfrutar esta excursión, en cada parada, niñez, juventud, adultez, el ser humano debe aprender a desarrollar sus potencialidades, establecerse metas, prioridades y de la inmensa variedad de recursos disponibles, tomar lo más adecuado para alcanzar los fines. En principio, los padres, quienes traen los hijos a la vida, los guían, los llevan de las manos; cuando son adultos, deben dejarlo “volar solo”; la tranquilidad de que seguirán por buen camino dependerá de la plataforma de valores morales establecida; de ahí, que deben enseñarle a buscar el camino que los conduzca a ser felices, sin hacerle daño al prójimo, más bien ayudando para que   la sociedad sea más justa, armónica, humana.

Los cristianos recuerdan sin cesar, que Dios envió a su hijo Jesus, para salvar la humanidad, para con sus principios, actitudes y acciones, guiarla por la ruta del bien, de la tranquilidad.  

Hacer el viaje a la vida, ¡vivirla ¡!, es ejecutar actividades, tareas, que proyecten lo mejor del YO interior y de la comunidad, para recrearse en paz. No importa la edad del individuo ni el lugar donde estes, lo importante es conocer y aprovechar el entorno, para aprender, compartir, para realizaciones personales y sociales, que alegren el diario vivir; recordando, que más que lo material, lo importante es la paz espiritual; que no  debemos llegar ni proporcionar el viaje a la vida, para ser un esclavo ni un vegetal, que ocupe un espacio, que otros deban cargar; debemos ser dinámicos, activos, libres, aportando lo mejor desde el escenario donde nos encontremos.

Vida, huellas, muerte, es un esquema que no cambia; debemos imitar a Jesus, debemos dejar pisadas, pinceladas, que conduzcan la humanidad, hacia la unión, a la paz. Tanto en la zona rural como en la zona urbana, en naciones pobres, como en grandes potencias, con poco o muchos recursos, el vivir es fácil; solo debemos actuar con humildad, proyectando valores positivos que unan, permitan el goce y engrandezcan la comunidad.

No olvidemos, que traer hijos, viajar con ellos por la vida y enseñarle lo vivido, es como formar un equipo sólido para contribuir en la formación humana del mundo; se logra, dependiendo de las lecciones dadas; ellas determinarán si serán libres, humildes, generosos, aportando lo mejor de sí, en cualquier escenario donde se encuentren o si serán esclavos, inhumanos, dependientes de lo material. 

Indiscutiblemente, debemos darles a nuestros hijos, el mejor instrumento para disfrutar sin temores: valores positivos, formando personas  solidarias, capaces de amar, perdonar, gozar, compartir lo que tienen y   ayudar los demás; así encontraran que el viaje a la vida es lindo ; que la paz es el mejor legado, siembra o huella, que podemos dejar para la humanidad.

Comenta con facebook