Ir arriba
Jueves 1 de octubre, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 112,209
  • Nuevos casos 309
  • Fallecidos total 2,105
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 87,629
  • Críticos
  • Pruebas 477,407
<< Mapa interactivo >>

“Las botas viejas”

“Las botas viejas”

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Dicen que un estudiante universitario salió un día un dar un paseo como acostumbraba con uno profesores a quienes los otros alumnos consideraban un amigo debido a su bondad, para los que seguían sus instrucciones.

Mientras caminaban, el estudiante vio en el en el camino un par de botas viejas y un abrigo. Supusieron que pertenecían a un campesino que trabaja en el campo del lado y que estaba a punto de terminar sus labores.

El estudiante universidad dijo al profesor: Gastémosle una broma; escondamos las botas y ocultémonos detrás de esos arbustos para ver la cara que hace cuando no las encuentre.

Mi querido amigo le dijo el profesor, nunca tenemos que divertirnos a ¿expensas de los pobres? Tú eres rico y puedes darle una alegría a este hombre. Entonces decidieron. Colocar una moneda de $25 pesos en cada bota vieja y dejarlos ahí donde estaba, entonces nos ocultaremos para ver cómo reacciona cuando él los vea. Eso hizo el alumno universitario, oyó su consejo, puso $25 pesos en cada bota y los dos se escondieron entre los arbustos más cercanos.

El pobre hombre, termino sus tareas y cruzó el terreno en buscas de sus botas viejas y su abrigo que allí había dejado. Se puso su abrigo viejo, y luego deslizo su pie en su bota vieja, pero al sentir algo adentro se agachó a ver que era y encontró la moneda de $25 pesos. Pasmado, se pregunto qué podía haber pasado. Miró a su alrededor volvió a mirar. A continuación, miro a su alrededor, hacia todos lados, pero no veía a nadie. La guardó en el bolsillo y se puso la otra bota vieja; su sorpresa fue cuando la otra bota tenía otra moneda de de $25 pesos. Su esposa estaba sumamente enferma. Le estudiante universitario quedó afectado y se le llenaron los ojos de lagrimas. Ahora dijo al profesor: ¿No estás más complacido que si le hubieras gastado una broma?

El joven universitario respondió: Usted me ha una lección que jamás olvidaré. Ahora entiendo algo que antes no entendía es: Mejor dar que recibir.

Recuerda. Es mejor dar que recibir.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *