x

Las mujeres que tienen hijos a mediados de los 20 viven más tiempo, según estudio

Se han dado varias razones para el aumento de la edad promedio de las madres primerizas en el Reino Unido y los Estados Unidos.

Imagen sin descripción

Redacción Internacional.– Las mujeres que tienen hijos en la mitad de la veintena viven más tiempo, sugiere un nuevo estudio. Investigaciones anteriores vincularon convertirse en madre a los treinta años con la longevidad, y los expertos teorizaron que el parto podría acelerar el proceso de envejecimiento.

Pero ahora, investigadores de la Universidad de Seúl en Corea del Sur afirmaron que el punto óptimo puede estar entre 24 o 25 después de estudiar a 4000 mujeres. Descubrieron que las que tenían un bebé antes o después tenían un riesgo hasta un 5% mayor de morir por cualquier causa dentro de los 18 años. La tendencia era en forma de “U”, es decir, el riesgo era mayor cuanto más lejos de los 24 o 25 años tenían cuando dieron a luz.

Las madres muy jóvenes tienden a ser de áreas desfavorecidas, lo que las pone en mayor riesgo de una serie de enfermedades mentales y físicas, dijeron los investigadores que especularon que el costo de la crianza y el parto puede ser más difícil para las madres mayores.

Al igual que Corea del Sur, tanto el Reino Unido como los Estados Unidos han visto aumentar constantemente la edad a la que las mujeres tienen su primer hijo en las últimas décadas. La edad promedio de una madre primeriza en Gran Bretaña ahora es de 29 años. En los EEUU, el Centro para el Control de Enfermedades dice que la edad promedio de una madre primeriza era de 26 años en 2014.

En el último estudio, publicado en la revista Maturitas, los científicos analizaron datos de 4044 mujeres en dos regiones de Corea del Sur, Ansan y Anseong, y compararon 1498 mujeres que dieron a luz a su primer hijo entre los 20 y los 23 años, 1033 madres que tuvieron su primer hijo entre los 24 y los 25 años y 1513 mujeres que dieron a luz a su primer hijo entre los 26 y los 36 años.

Luego, los investigadores utilizaron los registros de salud del gobierno para hacer un seguimiento de las mujeres 18 años después. Un total de 243 mujeres murieron durante el transcurso del estudio, con más de la mitad de ellas en el grupo demográfico de madres más jóvenes y un tercio en las de mayor edad.

Los investigadores analizaron las muertes por enfermedades cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, así como por todas las causas de muerte, y descubrieron que las tasas de supervivencia para la enfermedad cardiovascular eran del 97,3% para las madres más jóvenes, del 99,6% para las mujeres de veintitantos años y del 98,7% para las madres mayores 18 años después del nacimiento de su primer hijo. Al observar todas las causas de muerte, las tasas de supervivencia fueron del 91,1% para las madres más jóvenes, el 96,4% para las mujeres de veinticinco años y el 95,2% para las madres mayores en el período de estudio de 18 años.

Para el profesor Sangshin Park, experto en epidemiología de la Universidad de Seúl, que las madres más jóvenes tengan peores resultados de salud podría deberse a razones socioeconómicas. “En general, los jóvenes de entornos desfavorecidos tenían un mayor riesgo de tener hijos en la adolescencia”, dijo y agregó que “investigaciones previas también habían relacionado a las madres primerizas jóvenes anteriores con un aumento en la probabilidad de obesidad y depresión, las cuales se sabe que afectan la esperanza de vida”.

En términos del impacto en la salud de las madres mayores, el profesor Park sostuvo que otra investigación indicó que las mujeres mayores tienen más problemas para recuperarse de los efectos físicos del embarazo. “Las madres mayores tienen más dificultades para recuperarse del embarazo y el parto que las madres más jóvenes, y es posible que sus músculos no puedan funcionar como antes”, subrayó.

Además, según el experto, las madres mayores pueden tener dificultades para hacer ejercicio y mantener una buena salud mientras hacen malabarismos con una carrera y un hijo. “Las rutinas diarias ocupadas también podrían conducir a la falta de ejercicio y la obesidad, y el estrés del trabajo y la crianza de los hijos puede aumentar la presión arterial de la madre”, aseveró.

Los autores reconocieron que su estudio tiene varias limitaciones, una de las cuales es que solo examinaron datos de dos regiones de Corea del Sur y que la investigación adicional debería analizar poblaciones más amplias. También dijeron que no pudieron analizar los datos de madres primerizas menores de 20 años y mayores de 35 debido a la pequeña cantidad de mujeres en estos tamaños de muestra.

Además, dijeron que los datos del gobierno no registraron el estado de fumador de las mujeres antes de su primer hijo, lo que significa que este fue un factor que podría haber influido en los resultados. Para concluir, los investigadores dijeron que se necesitaba más trabajo para explorar más a fondo si el momento del parto de las mujeres representa un riesgo para sus resultados de salud y su esperanza de vida.

Se han dado varias razones para el aumento de la edad promedio de las madres primerizas en el Reino Unido y los Estados Unidos. Algunos han atribuido la tendencia a que las mujeres quieren tener una carrera establecida antes de ser madres. Otros han culpado al aumento del costo de la vida y de los precios de las propiedades de que las parejas posponen tener hijos hasta que sean mayores y tengan más seguridad financiera.

Comenta con facebook